(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

Candidaturas abiertas

1 de julio de 20190

Los finales dependen del principio. En el inicio se determina el camino. El avance proviene del carácter que moldea el destino. Las decisiones son intransferibles, dependen de cada uno. Quien no tiene palabra, no tiene nada. Quien se observa fijamente ante el espejo y no aguanta su propia mirada.. aquellos que son incapaces de sonreír, al verse a sí mismos en su profundidad, es porque han perdido su dignidad en algún momento del camino. Nunca ha sido cierto eso de que «El fin, justifica los medios». Sin embargo, es justo advertir que los medios empleados, siempre determinan el fin, y, lo que se alcanza, la conclusión, depende del palpitar íntimo del ser humano. Amigos, hagan lo que hagan en la vida, no lo hagan únicamente para sí mismos. 

PRINCIPIO RECTOR DEMOCRACIA PARTICIPATIVA

Apoyamos la democracia -participativa- como una manera superior de encarar la democracia -representativa- y, po consiguiente, actuamos coherentemente con el modelo de participación que defendemos en la sociedad, dentro de nuestro ámbito de organización interna, asegurando que «nadie se quede fuera» y todos dispongan de su oportunidad, en función del grado de compromiso, del tiempo disponible y su disposición particular. El designado no no le apetece, no tiene obligación de asumir el nombramiento y cargo, pero ahí está la posibilidad que garantizar la máxima participación en la toma de decisiones.

Siendo la Democracia el modelo de funcionamiento social por el que ha optado España, para regular la convivencia y facilitar la plena realización política y social de las personas, sin embargo, desde el convencimiento de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora (ACIMUT) de que la aplicación de la democracia integral es la única forma de organización social que posibilitará la consecución real de justicia social, de respeto por el equilibrio medioambiental y por las diferencias de opinión y convicción, regresar a la -pureza- de los democrático en un mundo que se caracteriza por la dictocracia ¡es sumamente urgente!

En nuestra concepción y razón de ser, únicamente puede ser este el modelo de funcionamiento interno de nuestra organización, así como la presencia de la democracia participativa en todo el estado español. Se trata de «mejorar la democracia» recuperando su pureza que bien traicionada por los acontecimientos de nuestra época.

La aplicación de criterios de funcionamiento democráticos exige elaborar procesos democráticos y respetarlos, permitiendo así el máximo de participación de los hombres y las mujeres del territorio que habitan. Por consiguiente, partiendo de que la soberanía en el acimut comunal le corresponde a cada individuo en particular, es el mismo ser humano el único capaz de asumir o desechar la llamada. Se trata de una decisión intransferible.

La aplicación amble y agradable de los criterios democráticos nos llevan a facilitar la participación de los seres humanos en las tareas colectivas y de administración local. Hombres y mujeres que asumen el desafío de instaurara en la gestión pública la ética y la virtud, la excelencia y la verdad, la responsabilidad y el compromiso con el bien general.

El funcionamiento democrático y participativo del acimut comunal se basa en la premisa de la compresión que inicia en las Escuelas Alternativas Solidarias, y continúa para su puesta en practica en las Asambleas Ciudadanas Libertarias. Por lo tanto, deben ser reuniones abiertas con listas abiertas con un clima de diálogo ameno. Así se someten los temas a debate y se ponen encima de la mesa los asuntos prioritarios que son necesidades directas de los habitantes del territorio. Juntos se toman las decisiones en el ámbito de sus competencias y procesos diseñados y estructurados desde la misma comunidad naranja.

El Consejo de jóvenes y el Consejo de sabios, añadirán sus voces y sugerencias y propuesta a los mecanismos que permitan conocer la opinión y recabar las propuestas en los Congresos Extraordinarios que agrupan al conjunto de hombres y mujeres vinculados al acimut comunal.

PRINCIPIO DE COHESIÓN, UNIDAD DE ACCION Y PROGRAMÁTICA

Las condiciones humanas, sociales, políticas, económicas, culturales, sanitarias y tecnológicas, en las que tenemos que actuar en cada territorio y a diferentes niveles casa uno, según sea el caso, exigen sin embargo una cohesión y la necesaria coordinación que aglutina las pautas generales de la naturaleza y finalidad del acimut comunal. En la elaboración de los contenidos generales, está el órgano establecido por los Estatutos denominado Congreso Extraordinario, así como las sucesivas Asambleas ordinarias, sin embargo, es responsabilidad de cada Junta de gobierno municipal y, puntualmente, de las Juntas Directivas que deban actuar en relación a un tema o asunto concreto, las que de manera autónoma deben proceder de acuerdo, principalmente, a los principios humanistas y el buen juicio de la ley natural entendida como el cumplimiento de nunca, jamás, bajo ningún concepto o circunstancia, herir y lastimar o dañar y perjudicar a otro ser humano.

Todas las comunidades naranja forman parte del mismo proyecto transformador para la mejora social desde la base, en el empoderamiento de la población que habita un territorio enmarcado en el municipio. Se plasmen los proyectos y las campañas en cada uno de los eventos que modifican las situaciones y el transcurrir de la vida en el lugar, siendo las relaciones y las interacciones un objetivo constante para reflejar la armonía convivencial y el mundo saludable creativo pacífico y cooperativo.

Esta acción directa que afecta e influye en el devenir de los habitantes y el desarrollo del territorio, estará exenta de contradicciones, conflictos internos, diferencias irreconciliables, mentira y miedo y codicia e hipocresía, siendo la ética y la virtud, así como la transparencia y la verdad del amor y la fraternidad, símbolos característicos de los miembros participantes que actúan como artistas protagonistas que diseñan la realidad.

Toda actividad humana y, por consiguiente, social y política, mantiene unos matices particulares de opinión y convicción que se respetan, dado que la soberanía individual es lo que garantiza la dignidad y la libertad de los hombres y la mujeres, sin embargo, en las cuestiones colectiva y para garantizar el vine común, son imprescindibles la presencia permanente de los principios humanistas en la actividad de todos y cada uno de los miembros del acimut comunal, con mayor razón, cuando ellos o ellas estén dentro de las instituciones de Estado de España. En el interior de los ayuntamientos y cabildos y parlamentos y congresos y senado, siempre, serán los nombrados candidatos y elegidos formalmente, representantes directos del pueblo sin que el vínculo con sus semejantes y el lugar quede en un segundo plano. La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora (ACIMUT) es un proyecto humanista, social y político, que guarda sincronía con las afinidades y las alianzas, para la innovación social que transgrede el actual sistema que falla.

En la actual época de marcado globalismo totalitario y dictadura digital, los acelerados cambios tecnológicos y las sombras que acechan para vigilar, controlar, someter, dominar, son hechos históricos que reclaman unidad y competencias que actúen en comunión para garantizar los dones naturales y los talentos particulares de los habitantes del territorio. Es por ello que el buen sentido y la excelencia reclaman evitar la fragmentación, utilizando la simbiosis de las almas para configurar la vibración vital de los hombres y las mujeres frente a las máquinas y los dispositivos electrónicos, tanto como ante los comportamientos enfermizos o psicópatas de quienes niegan la bondad del alma y fomentan el miedo y la violencia expresa o camuflada por la ingeniería social de la Inteligencia Artificial.

El desafío de una «sociedad mejorada» exige unidad, potenciando las destrezas y habilidades de cada uno que inciden en el proyecto que corrige los errores y favorece la evolución altruista desde la comprensión simple de la voluntad consciente que ostenta el ser humano y los ciudadanos ordinarios capaces de actos extraordinarios. Por lo tanto, la prioridad es la articulación de las mejores decisiones para que cada elección sea natural y nunca forzada. Que los actos nazcan y fluyan en vez de ser resultado de la coacción y los métodos coercitivos. Que los eventos que se desarrollan tengan la combinación perfecta del contenido de los cuatro manifiestos (intuimos, sabemos, decidimos, conseguimos) pero que sobre todo partan de la declaración del individuo que se legitima a sí mismo y actúa de acuerdo a los fines del acimut comunal para incidir en el bienestar común y la alegría compartida desde las Asambleas Ciudadanas Libertarias, cuidando la expansión de los aprendizajes y las enseñanzas directas desde las Escuelas Alternativas Solidarias, con énfasis en las relaciones para el auge provechoso de la comunidad, las reformas necesarias y urgentes respecto a las normas y los reglamentos para la renovación de los procesos que fallan y deben corregirse, siendo el Juicio Popular Soberano un foro idóneo para resolver y dictaminar, de manera que se adecua el llamado «contrato social» en el acuerdo natural que se detalla en un convenio -civil- enmarcado por el concepto de «localítica».

La aventura del debate más amplio y plural que nos enriquece a todos, debe ser un estímulo suficiente para que aquellos que se han desmarcado de la política, vuelvan a ella, dado que «política» es el arte de hacer posible aquello que es necesario, por consiguiente, es imposible exiliarse o ignorar la -política vanguardista- que existe para humanizar la autoridad y devolver la pureza a la democracia que se asienta en la participación, en vez del nombramiento para la representación y un cargo que «por su poder» actúa de espaldas a aquellos a quienes debe proteger y defender.

Salvaguardando el derecho de libre expresión de cualquier miembro, está establecido el carácter vinculante de los Estatutos que el Coordinador delegado expresamente por el Comité de Organización, asegura el cumplimiento de la finalidad y naturaleza del acimut comunal. Asimismo, tanto el Consejo de jóvenes como el Consejo de sabios, son elementos que se articulan para complementar la acción de los habitantes que representan la participación efectiva del conjunto de los miembros como portavoces del movimiento de innovación social que se caracteriza por la evolución altruista que practica los líderes naturales, disidentes divergentes del sistema que falla y requiere la corrección para su mejora.

PRINCIPIO DE PLURALISMO

La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora (ACIMUT) mantiene el pluralismo como estandarte que levanta para que los habitantes del territorio sepan y vean que se abren las puertas a todos por igual. Lo es consideramos apropiado para la regeneración, para dar entrada a la vida social y política del lugar a los habitantes que nunca han estado en la acción pública, de manera que ofrecemos la oportunidad de sabia nueva y gestores públicos que se distancias de las prácticas comunes de los políticos de «la vieja guarda». Por ende, se abre una etapa exenta de corrupción y mientras, negligencia e hipocresías, irresponsabilidad y falsedad. Desaparecen los decretos engañosos y la información sesgada y adulterada que sólo sirve para programar y fabricar tendencias y corrientes de opinión.

Se abre la opción para los hombres y las mujeres mayores de edad, de la clara y evidente apuesta por la renovación cultural, social y política en todos los aspectos en los que se organizativa la vida del territorio que se habita. Porque al final, las cuestiones de eficacia y servicios generales y buen funcionamiento para cubrir las necesidades básicas del ser humano, nunca han tenido color político o ideología concreta, dado que el bien y el mal está claro cuando vive el sentido común y la lógica. Jamás se precisa que una ley lo explique y regule. Todos sabemos a cerca del bien y del mal y comprendemos cuando algo funciona o no funciona bien o podría funcionar todavía mejor. Hay cuestiones en las que estamos condenados a entendernos, y, mientras nos peleamos por las diferencias, en vez de acercar posiciones respecto a lo que nos une y afecta, el diálogo se interrumpe. Per5o se ha estado interrumpiendo, dañando y perjudicando, porque interesa a los aparatos que fabrican los bandos para la pelea. Nunca por la naturaleza del caso, el asunto y el tema, y la conversación constructiva que se produce desde la sensatez y al amabilidad, en un clima agradable para la conversación y el acuerdo.

El pluralismo ideológico nace en los principios humanistas de la consciencia de unidad, el afecto el respeto y la empatía que genera la fraternidad. Surge del hábito generoso del apoyo mutuo y la ayuda recíproca, que deviene bienestar general y alegría compartida. Así se crea en entrono saludable y pacífico, desde la solidaridad y la cooperación de la evolución altruista. En la dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación practica cuyos beneficios y ventajas son maravillosas y asombrosas.

La ideología particular de cada miembro nace en su misma esencia y la soberanía que dispone como individuo, por su autenticidad y autonomía, que se refleja en la capacidad del libre albedrío. La responsabilidad del acimut comunal es posibilitar que los tesoros internos de cada uno, fluyan, vibren en la sociedad. Tenga su oportunidad para ser y estar en el mundo fieles a la propia naturaleza. Se trata de hundirnos en las propias raíces, y, expandirnos en la comunidad. Emerger y trascender con la potencialidad que nos caracteriza a cada uno, dentro de un marco convivencial regido por los principios humanistas mencionados y el cumplimiento de la única ley.

El acimut comunal es un esquema ágil y flexible que nunca dictamina cómo pensar o lo que hay que decir y hacer. Es la voluntad popular, la sinergia y la simbiosis de almas que adecuadamente proyecta los festejos y actos que mejoran el espacio que compartimos. Por lo tanto, sean las que sean las distintas tradiciones ideológicas y culturales de quienes conforman la la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora (ACIMUT) desde sus orígenes, lo que nos mueve y resulta naturaleza intrínseca y finalidad última es la plasmación de los principios humanistas en la gestión pública que organiza la vida del mundo que habitamos. Así de simple. Evitamos enredarnos en cuestiones que so derecha o izquierda, liberales conservadores socialistas comunistas, lo libertario o el cristianismo de base, la republica o el federalismo, ecologista, antimilitarista, animalista, etc.

Buscamos los puntos en común necesario para garantizar la paz. Encontramos en la ampliación de criterios la posibilidad de enriquecernos los unos a los otros, compartiendo ideas y planteamientos, argumentos y detalles y matices y anécdotas, pero siempre definiendo cualquier tipo de acción desde el impulso natural del bien, la mejora, la bondad de los principios humanistas. Así es que se construye una alternativa más favorable, con semejante herramienta versátil, singular, peculiar, en manos de cada habitante del planeta.

Se precisa honestidad y valentía ¡coraje! para ser la mejor expresión de uno mismo. La mayor versión de cada uno es posible desde el acimut comunal. Este es el desafío más interesante que con pasión se puede realizar. Apostando por la formulación del sentir íntimo que encuentra altavoz en el acimut comunal y sus cuatro ejes operativos que configuran la estructura que sostiene la opción de la sociedad mejorada: la comunidad que se mejora a sí misma desde la base.

Por lo tanto, desde el absoluto respeto a la identidad ideológica de cada cual, asegurando que podrá desempeñarse a plenitud de facultades, individual y colectivamente, damos la bienvenida a aquellos habitantes que anhelen participar para construir juntos un modelo de civilización que guarda como principio fundamental la humanidad de los individuos.

Es la pretensión del fundador crear un marco definido que facilite un lienzo en blanco que cada uno pueda pintas con sus formas y colores, de manera de garantizar y evidenciar sin ningún género de duda la dignidad y libertad del individuo en la sociedad mejorada. Entonces, queda claro y está aquí escrito: nadie renuncia a su esencia vital, a sus dones inalienables, a su consciencia intrínseca, a su voluntad innata, de manera que su total trayectoria es el reflejo de su misma identidad para contribuir, independientemente a lo establecido, desde su propio criterio y convicción, a las tareas de acción directa en la comunidad, así como los proyectos y campañas y eventos de gestión para la renovación social y política y cultural que transforma la realidad actual.

El CÓMO hacer algo está planteado y queda registrado en los Estatutos. El QUÉ HACER y, sobre todo, el PARA QUÉ hacerlo, será u atributo creativo sin censura para cada miembro del acimut comunal. Los DÓNDE y CUÁNDO se establecerán en la reuniones en las que se organizan las propuestas y sugerencias para la mejora. Así de sencillo.

Junto a estos componentes básicos del pluralismo del acimut comunal, hay que tener en cuenta que el Consejo de jóvenes y el Consejo de sabios, se organizan para complementar, y, podrán iniciar acciones complementarias a la actividad del representante inmerso en la institución. Serán acciones promovidas internamente por cada uno. De igual modo, las Escuelas Alternativas Solidarias, las Asambleas Ciudadanas Libertarias, el Juicio Popular Soberano, procederán según su propia dinámica interna. Sin embargo, invitarán a las reuniones clave a los representante inmerso en la institución, dado que disponen de una información complementaria que podrá ser muy útil para el diseño de los proyectos campañas y eventos.

Será al justo criterio del representante inmerso en la institución, combinar su agenda particular con la actividad. Esta disposición asegura el contacto directo, intenso, fiable, que garantiza la cohesión dela acimut comunal. Los movimientos sociales son movimientos políticos, y, los movimientos políticos son movimientos sociales. bajo esta premisa, deben aunar esfuerzos en la sinergia para la simbiosis. Hallar el equilibrio constante entre la vida de la institución legal y la existencia humana en el territorio donde la población se relaciona e interactúa. Por consiguiente, la Junta directiva y el Coordinador serán el puente que los una cuando exista un distanciamiento injustificado. Porque entre la pluralidad y la efectividad de la gestión, debe hacer sintonía y sincronía. Así evitamos convertir añ acimut comunal en un mero foro de debates estériles de maquillaje y disimulos. De lo que se trata es de complementar los principios humanistas en toda acción que nos convierte en artistas protagonistas. El pluralismo al servicio de la creatividad y la innovación social regida desde la ética y la virtud: excelencia humana.

Asumido el pluralismo del acimut comunal como seña de identidad fundamental basada en el esquema de rápida aplicación y proliferación, y, admitida, en cada caso, la candidatura del representante a la institución que se solicita, visto su plan y analizada la carta de motivaciones, el Comité de Organización dará curso al procedimiento interno y el posterior diseño del programa electoral, confirmando fehacientemente al miembro que representará a la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora (ACIMUT) en la institución del Estado de España.

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.