(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

La vida como evento artístico

2 de abril de 20220

Las comunidades naranja son capaces capaz de construir grandiosos eventos situados en la confianza mutua y la ayuda recíproca para el bien común. Basta con alejarse de la influencia negativa del sistema, tanto como del mundo virtual y los artilugios de la inteligencia artificial.

El conjunto de costumbres y normas que se consideran buenas para opinar y etiquetar y juzgar a las personas del vecindario o del entorno laboral, y durante el transcurso de los eventos sociales o deportivos, son condicionadas desde la cuna a la tumba por la telaraña pegajosa del Sistema.

Nunca habrá progreso, si el amor hacia uno mismo y al conjunto de la especie humana no está presente en cada acto que el ciudadano desarrolla en sociedad. Si la consciencia de unidad y la fraternidad y el bien común no figuran en los eventos del mundo que protagonizan los seres humanos, ¿en qué clase de sociedad vivimos? ¿Puede existir la comunidad, sin alegría que se comparte?

Todavía hay quienes evitan investigar y analizar, curioseando y observando otras alternativas. Dejan de protagonizar eventos extraordinarios, por miedo al ridículo. Desde la cuna, el pequeño ciudadano crece con el slogan de que es incapaz de asumir el manejo de su vida. Por supuesto, esta afirmación es tan falsa como absurda. Pero el niño y el adolescente, al igual que el joven, son acosados hasta la saciedad por parte de lo establecido por El Sistema, cuyo mensaje es: nadie mejor que las instituciones gestionan el diseño de una vida feliz y segura que solo es posible bajo el rigor jurídico del ejercicio de las normas éticas y morales que supervisan Estado y la Religión. Así se instaura la autoridad arbitraria del poder absoluto para garantizar su cumplimiento, en vez de que exista el empoderamiento del alma que libera y dignifica.

Con el saber innato se logra cualquier cosa. Se acierta en la elección de eventos en los que participar. Hay decisiones y acciones que te acercan a la mayor experiencia de significación vital. El acimut comunal pone en circulación la dignidad y libertad de los ciudadanos que se reúnen para realizar acuerdos voluntarios y transacciones para el bien común.

El hallazgo de la energía es fácil y simple, si el hombre y la mujer cierran los ojos de la mente, y abren los ojos del alma. Observar con detalle para ver, y no solamente mirar con los lentes del Sistema. Es silenciando la contaminación acústica y visual que se alcanza la voz interior que resuena desde lo más hondo y genuino del ser. Entonces se entiende la fortaleza de la identidad cósmica. Ya no se admite debilidad o pasividad frente al Sistema. La persona no se resigna ante los dictados arbitrarios de la autoridad.

Hasta ahora, en el campo o la ciudad, entre amigos y proveedores o clientes, todo acuerdo y transacción económica estaba enfocada en la cosa obtenida, más que en la satisfacción del acto que te hace sentir útil y eleva la autoestima al posibilitar un resultado. El resultado no tiene que seguir siendo únicamente material. Puede convertirse en el reflejo de tu alma que vibra en la actividad. La energía se expresa físicamente a través del reflejo en los actos, que se convierten en eventos especiales.

Las elecciones libres, y el ejercicio de actos que conforman eventos especiales, son por naturaleza, actos intrépidos que contribuyen a la innovación social. Sobre todo cuando está presente la alegría compartida, la empatía y la solidaridad, que El Sistema niega a las personas a través de la influencia del Estado y la Religión, y el mecanismo económico tradicional. El dinero clásico es un timo. Pero será un fraude mayor la obligación de una moneda digital, si llega a desaparecer el dinero físico.

Cuando te elevas por encima del laberinto de la ignorancia, tu visión de conjunto es la del pájaro en el cielo que examina las posibilidades del panorama abierto. Un panorama que sólo se alcanza por un vuelo libre y audaz, en armonía con el viento, y sin esfuerzo, planeando suavemente en el firmamento. Autosuficiente e independiente de toda norma. Es el mundo de las oportunidades y los sucesos no escritos. Eventos que nacen de la energía en acción. Disfruta la armonía con tu genuina esencia. Asimila tu existencia provechosa y placentera.

La comunidad naranja son los habitantes de un lugar que se organizan entorno a la herramienta que es el acimut comunal: otra manera de medir las cosas para establecer una serie de actividades que son divergentes con la autoridad arbitraria actual. Hombres y mujeres organizados fuera del globalismo totalitario que impone y obliga, diezmando al ser humano. La soberanía individual es legítima, dado que es un don natural inalienable. El libre albedrío es un tesoro innato, que a su vez es la confianza en los talentos particulares y el carácter que define al hombre y la mujer. Es una potencialidad latente, que ninguna forma de autoridad puede continuar lastimando y restringiendo con engaños y mentiras.

Tomamos consciencia de la realidad y, en vez de consagrarnos como «disidentes del Sistema» que hablan de las fallas y los problemas, para enfatizar todavía más «las cosas del sistema». Multiplicando el discurso sin propuestas ni respuestas que se enreda en un absurdo círculo cerrado que todavía desconcierta más a la opinión pública. Los divergentes de una estructura hostil que degrada las almas humanas, emprendemos el activismo espiritual que se refleja en el acimut comunal, que como un espiral se expande. Enfocados en el desarrollo de una visión conjunta que aúna esfuerzos en la alianza de afinidades.. ¡sin mirar atrás! Centrados en el gesto y el acto, comprometidos con el rumbo y el ritmo, sin dejarnos distraer o desorientar. Inmunes ante la opción de dejarnos corromper otra vez por la influencia externa que anula el vibración ciudadana.

Hombres y mujeres que piensan desde su propio criterio en vez de dejarse arrastrar por la corriente teledirigida. Ajenos a la presión y la opresión, enfocados en su devenir como protagonistas del acontecer que hace historia. Que deja una huella para la posteridad. Que resulta un ejemplo que inspira a otras poblaciones en diversos rincones del planeta, porque como divergentes de una esclavitud estructurada para perpetuar el control y la dominación, se niegan a ser piezas de la maquinaria que arrolla las almas humanas.

El individuo que ha recuperado su consciencia y comprende su vitalidad, así como el palpitar de sus dones y talentos, es un líder natural. Un ejemplo para los demás que, en cada desempeño cotidiano, da una clase magistral.

La vida es movimiento continuo. Nada es permanente. Lo sabe el espíritu inquieto y travieso de la persona que dota a sus necesidades y sentimientos, a sus palabras dichas y escritas y, sobretodo, a los actos que se transforman en eventos y acontecimientos… de voluntad consciente.

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.