(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

Los derechos de los gobiernos nunca son los dones de la ley natural

2 de abril de 20220

Los gobiernos ensalzan los derechos que les otorga un Sistema despiadado que únicamente beneficia a la élite y, lo mejor del ser humano, no consigue pronunciarse libremente y con intensidad y generosidad en la comunidad.

Los principios del Derecho otorgan privilegios a los Estados y la Religión. Los Organismos Internacionales creados para velar los derechos humanos inalienables del ser humano, fracasan estrepitosamente. ¿Por qué no hay rebeldes y revolucionarios entre sus filas?… De haber funcionarios y cargos públicos y puestos directivos con la consciencia activada, entonces las instituciones no apoyarían la autoridad que provoca violencia injustificada. Si estas personas no fueran soldados del Sistema y secuaces de la Jefatura Negativa, el amor incondicional y la consciencia de unidad se dejarían sentir de verdad.

La aplicación de las leyes y el concepto de justicia es la farsa institucionalizada a nivel planetario. La policía y los ejércitos aplican las órdenes de la Jefatura Negativa. En sus puestos de agresión para la contención, se sitúan para la tarea revestidos de ley y legalidad, amparados por la armadura del respeto a las leyes. Son autómatas uniformados de autoridad arbitraria que empuñan armas que con su sola presencia lastiman a la sociedad.

La Policía y el Ejército de Defensa no existen para garantizar la libertad y dignidad de las personas. Su tarea consiste en ejecutar los mandatos de poder absoluto que perjudican y dañan a la población. Se trata de la policía y el ejército de la Jefatura Negativa en la defesa de su autoridad, nunca en la protección de los derechos ciudadanos de la sociedad civil.

La cultura de masas que popularizan los medios clásicos de comunicación, enseña que la libertad y la autoridad van de la mano en una perfecta simbiosis. Obviamente, ambos conceptos están a años luz de una convivencia armoniosa, por supuesto. Pero la educación del pequeño ciudadano ha sido la antesala de esta verdad oficial que los adultos acatan como principio de ética y moral, para vivir en el Sistema que rige las vidas humanas.

Policía y Ejército no sirven para defender a los ciudadanos. Existen para empuñar sus insignias y fuerza bélica en defensa de la autoridad que daña la dignidad y perjudica la libertad de las personas.

La autoridad del poder absoluto que opera arbitrariamente desde las instituciones se emplea violentamente cuando los líderes totalitarios deben sustituirse porque ya no sirven a los intereses del Sistema, que únicamente beneficia a la Jefatura Negativa y su séquito de secuaces.

La vida plena se descompone mientras no hay debate y pluralidad de ideas, empatía y respeto por la otra parte, cuya opinión y argumentos merecen un tiempo y un lugar. Sinergia en la dinámica social que favorece el bien común es lo que demanda nuestra época. Son muchas las comunidades y culturas y civilizaciones que han caído cuando los ciudadanos toman consciencia del abuso de poder y su condición de prisioneros permanentes.

Los Derechos que derivan en leyes que se resuelven en los tribunales de justicia, no representan el concepto natural de JUSTICIA, esto es: equidad. El Sistema nunca puede funcionar mediante el concepto de IGUALDAD. Desde el momento en que un tercero opina en el desacuerdo entre dos partes, situándose por encima de ambos, con la certeza que diga lo que diga, se acatará la premisa, la naturalidad de lo equitativo, desaparece porque no hay igualdad. ¿Por qué alguien ajeno debe entrometerse en un asunto privado?

En una relación de dos no cabe un tercero, sobre todo si ese “intruso” no es neutral. Y nunca lo es, si obedece al gobierno de turno que paga su salario, al Sistema que lo rige, y, indirectamente, a la Jefatura Negativa que ha diseñado el escenario y definido los roles de los actores.

Las Leyes nunca hacen iguales a las personas. Ni siquiera la Ley Natural hace a las personas iguales. Los seres humanos somos iguales en muchos aspectos y diferentes en otros muchos aspectos más, dado que los dones naturales son idénticos, pero los talentos marcan diferencias abismales entre unos y otros.

El ciudadano en su individualidad es idéntico al conjunto de la población mundial. Hombres y mujeres conforman la ciudadanía planetaria que tiene idéntica significación, pues todos somos habitantes de la Tierra y damos vida y forma a la sociedad, desde nuestra particularidad especial.

La justicia es una ilusión del Sistema. La Justicia nunca puede ser «dar aquello que le corresponde a cada uno». ¿Quién dictamina qué le corresponde y qué no le corresponde? Justicia significa imparcialidad. Pero si las leyes del hombre y sus tribunales inventan normas, de repente sucede esta incongruencia: lo que es delito en unos países, no es delito en otro país. Absurdo, pues los países son ilusiones de líneas de un mapa que son invisibles en el territorio real, sino es levantando muros y ejércitos armados.

Justicia significa ecuanimidad. Nunca puede ser justo, si ocasiona dolor a una de las partes. La venganza o represalia, nunca pueden ser “justas”. El ojo por ojo termina siempre con un lugar donde todos son tuertos. Es una forma de ceguera.

Condenar a muerte al asesino o a cárcel al ladrón, no resuelve nada. Analizar las causas del porqué sucede lo que sucede, es el primer paso para reducir los actos negativos. Pero incluso el mundo de los reclusos en prisión es un gigantesco negocio, además de una muestra de intimidación para el pueblo.

Las personas disponen de la facultad para suspender una acción que perjudica. El Sistema promueve muchas ocasiones en las que Estado o Religión o Mercado, dañan deliberadamente a los ciudadanos, y resulta que dicho comportamiento está refrendado por una ley que admite semejantes actos.

La autoridad que abusa del poder a través de las instituciones, ejerce su influencia a través de las leyes judiciales y los dogmas religiosos y las estrategias de mercado. Se enaltecen los derechos con la presencia policial y los tribunales y las cárceles, y se remacha con la acción militar de los ejércitos y la vigilancia secreta de las agencias de inteligencia. Pero cuando se atienden los dones naturales y se ponen en funcionamiento los talentos personales, el autómata del Sistema, deja de acatar órdenes y se emancipa de la influencia negativa.

Los dones naturales de la ciudadanía planetaria, como lo son la vida, el libre albedrío, la sabiduría innata y la espiritualidad profunda, dependen de la Ley Natural, nunca de las leyes escritas por los Estados, ni tampoco de las creencias inculcadas a los niños desde los estamentos religiosos. La verdad es ésta: ninguna persona ni sociedad en la que se participa, puede renunciar a su propio gobierno personal, a la protección de sus dones y talentos, y a la proyección de su voluntad consciente para levantar la mejor opción de vida.

Los dones naturales, respecto a los Derechos Humanos y los Derechos Civiles que han redactado los Estados, son cuestiones diametralmente distintas. Los atributos del cosmos nunca pueden ser propiedad de un Estado o Religión, jamás pueden estar regidos por las Instituciones y, sin embargo, la vida y el saber, el libre albedrío y el espíritu, son cuestiones en las que se insertan programas de adoctrinamiento para que las personas silencien sus almas y degraden la vibración de sus ser en beneficio del Sistema y sus precursores.

La Ley Natural está vigente en toda forma de sociedad, pues dicta este único principio simple y claro y más que obvio: no dañar o perjudicar a otro ser vivo. Equivale a procesar amor incondicional o consciencia de unidad o fraternidad universal. El Sistema respeta esta cuestión… ¿Sí? ¿No?

La sociedad civil no ha formado o permitido conscientemente la autoridad del Estado y la Religión y el Mercado. Una mano invisible que desde tiempos ancestrales controla y manipula la existencia humana en la Tierra, ha definido y diseñado y estructurado «un estilo de vida» que hace funcionar la maquinaria que engorda a la Jefatura Negativa.

No hay limitación alguna en el ejercicio del poder de la élite que gobierna el mundo, entidades biológicas de inteligencia avanzada, torpes en el amor, se levantan por encima de la población mundial para pisotearla. Sin embargo, los ciudadanos, por nacer y crecer dentro de los límites de un país-laberinto no renuncian a su alma… ¿Sí? ¿No?

Las personas disponen de tesoros innatos que las enriquecen. La generación cósmica es el conjunto de personas que han despertado y tomado consciencia, hombres y mujeres de todo el planeta que construyen desde sus actitudes internas y sus conductas en sociedad, un modelo llamado Sociedad Mejorada y también: la mejor versión posible de nuestra civilización. Tú prefieres el Sistema actual… ¿Sí? ¿No?

Los ciudadanos, gracias a los dones naturales, disponen de un poder particular inmenso, el cual no logra expresarse y trascender en la comunidad. Pero cada hombre y mujer tienen un poder perfecto e inequívoco sobre su vida y la elección de su destino… ¿Sí? ¿No?

Desde que se constituyeron los Estados, el Sistema reforzó el siguiente dictamen: Los ciudadanos renuncian al poder individual que cada uno posee en favor de «otros» para redactar y aplicar las leyes para garantizar el orden.
Pero «orden» no equivale a armonía. El orden está muy lejos de la libertad y la dignidad y la alegría compartida. El orden represivo de la autoridad arbitraria no estimula el alma, ni tampoco impulsa los dones naturales del individuo soberano.

Los Derechos se interpretan desde la mente y el Ego. Los dones y talentos son pasiones encendidas que el corazón dinamiza para activar la vida que merece ser experimentada. Cuando se experimenta desde la potencialidad del alma, se obtiene la existencia completa y fascinante que deja huella en el lugar.

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.