(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

Piezas que encajan en la maquinaria que arrolla las almas

2 de abril de 20220

Someterse a una autoridad va en contra del asumir la responsabilidad de los propios actos, dado que se te está obligando a actuar de forma determinada por la autoridad, es decir, contraviniendo el libre albedrío y las convicciones de la propia intimidad.

Sucedió tiempo atrás que Estado y Religión, nunca dejaron espacio para la curiosidad infantil. Los pequeños no indagaban, no investigaban, por lo tanto, jamás se descubría nada de valor. Todavía se obtiene mucha de la información que El Sistema indica y, menos datos que son verdaderamente relevantes. Internet está inundada de noticias contradictorias, que se pisan una a otras. Todavía los adultos se evaden de su existencia miserable con absurdos premios de consolación, pero la acumulación de objetos y posesiones decrece. Porque saben que toda la riqueza permanece intacta en sus almas. La verdad es que ya no se aprecian tanto los conocimientos de la influencia externa. No se consideran igual que antes los símbolos de la autoridad.

La ciudadanía planetaria sabe perfectamente lo que El Sistema negocia a puerta cerrada. Son directrices sombrías del tipo «Si queremos que los jóvenes obedezcan, transcurrida la etapa de educación obligatoria, hay que seguir intoxicándolos. Hay que continuar envenenando sus almas, para que las mentes egoístas y la arrogancia del Ego estén presente en sus acciones deportivas, culturales, sociales, políticas, laborales, religiosas, financieras, filosóficas, etc.”. Se implantará cualquier nueva medida coercitiva que se les ocurra. La cuestión es continuar afirmando su superioridad para asegurar la sumisión de la población. Inventarán más instituciones que dominen los movimientos sociales, más leyes arbitrarias que permitan el abuso de poder, más policía que guarde la seguridad de su autoridad absoluta. Y a su vez, inventan miedos y mentiras y enemigos, para seguir intimidando, convenciendo a los ciudadanos que “no se puede escapar». Sin embargo, tanto las comunidades naranja como el ACIMUT operativo en los ayuntamientos, evitan que se continúe imponiendo un único criterio y el pensamiento oficialista.

El ser humano consciente comprende de quién depende TODO. La vibración está sujeta al libre albedrío. La capacidad para empoderarse desde el alma, es la puesta en marcha de los atributos cósmicos. La soberanía es libertad. La libertad es legítima. La dignidad es una necesidad urgente en los corazones humanos.

El acimut comunal es divergente, es el disidente que se sale por la tangente para no ser restringido por la autoridad arbitraria que asesina el alma ciudadana. Se trata justamente de humanizar a la autoridad, de recuperar la democracia pura y de aportar una ráfaga de aire fresco denominada POLÍTICA VANGUARDISTA ante la «política de la vieja guardia» de los grandes partidos políticos que han estado actuando de espaldas a los ciudadanos a quienes prometieron defender y proteger, sin embargo, han estado protegiendo a las instituciones financieras y las grandes corporaciones industriales, defendiendo los preceptos y decretos y protocolos de los organismos internacionales situados por encima de los estados y gobiernos de los países del mundo.

El acimut comunal fusiona la Eco-aldea y el sentir de «la tribu» con la gestión pública de la administración local exenta de fanatismos ideológicos que solo provocan separación y distancia social, además de conflictos. Dentro de cualquier imperio o estructura de gobierno, puede existir una vida social creada por la gente que se cuida a sí misma en el lugar. Hombres y mujeres conectados a la tierra y su propia naturaleza, que viven en armonía, si daña o perjudicar a otro ser vivo. Pero no hay películas o literatura al respecto.

El globalismo totalitario de nuestra época, recuerda al fascismo, pero las armas de hoy son más sofisticadas, incluso invisibles. Por ejemplo, la dictadura digital que imponen los algoritmos en la Internet. El Nuevo Orden Mundial es desalmado. Sus practicas son inhumanas y despiadadas. Ningún «centralismo» debe pasar por el control y la vigilancia y el chantaje y los procedimientos coercitivos y expeditivos, con el único objetivo de asegurar la dominación, para que una élite abuse y explote al resto de la población mundial. Lo que sucede en nuestra historia moderna es mezquino, indecente, condenable, por lo inapropiado de la traición al alma ciudadana. Es la violación de los derechos humanos que ocasiona la esclavitud del siglo XXI.

Para que la maldad siga avanzando e invadiendo más y más terreno individual que es patrimonio de cada ser humano, basta con que se siga mirando hacia otro lado, como si la cosa no fuera contigo. Conformarse, resignarse, tolerar el abuso de poder, mancilla el espíritu humano. Pero sobre todo, lastima a las generaciones que están por nacer. ¿Cuál es nuestro legado? ¿Qué les enseñamos a nuestros hijos y nietos? ¿Cuál es el ejemplo que proyectamos?

No hay ningún humano en las mesas de negociación. Únicamente hay víctimas por todos los rincones del planeta, que pueden hacer mucho para restablecer la armonía, recuperando el control de sus vidas, tanto como el destino de nuestra especie.

Algunas personas quieren el orden de la autoridad porque desconfían de su propia capacidad. Prefieren el miedo, porque les da seguridad. La seguridad de que otro los rescatará. En vez de comprometerse con su responsabilidad, y la posibilidad de la armonía que causa tranquilidad.

La integridad del ser humano no debería ser violada por el Estado. Pero a menudo sucede, aunque también está la opción de gestionarse uno mismo, tanto como organizarse desde el acimut comunal. Una armonía convivencial, en vez de una tiranía en la forma de organización mundial a manos de un sistema que limita la libertad individual. Por ello se elaborada desde las Escuelas Alternativas la vuelta a la confianza y la responsabilidad del propio ser humano con el destino de su vida. Se fundamenta la responsabilidad del ciudadano en la soberanía individual que está suscrita en los principios humanistas.

La idea de una sociedad civil y la idea de una esfera pública donde se gestionan los intereses de dicha sociedad civil, están conectadas en el acimut comunal. La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora es un puente que une a la ecoaldea con el sistema actual, para transgredirlo. Para rectificar las fallas y corregir los errores y, así, la comunidad naranja se va beneficiando de las nuevas leyes de la Ley que protegen a los seres humanos, en vez de a las instituciones y sus leyes. Se trata de defender los dones naturales, en vez de supeditar los derechos humanos a una autoridad arbitraria que favorece a las corporaciones y los algoritmos y los organismos internacionales y las agencias de inteligencia.

Por supuesto, el acimut comunal, esta combinación perfecta entre pobladores y portavoces de sus voces que gestionan desde la administración del territorio, descartan lo militar y cualquier vinculación a las armas y la guerra o la tecnología 5G. Por ello hablamos tanto de la tercera dimensión, donde están presentes los obstáculos y desafíos a resolver y, de la quinta dimensión, donde vibra la energía individual que descarta la violencia y el abuso de poder, tanto como la dictadura digital.

La comunidad naranja son los habitantes de un lugar que se organizan entorno a la herramienta que es el acimut comunal: otra manera de medir las cosas para establecer una serie de actividades que son divergentes con la autoridad arbitraria actual. Hombres y mujeres organizados fuera del globalismo totalitario que impone y obliga, diezmando al ser humano. La soberanía individual es legítima, dado que es un don natural inalienable. El libre albedrío es un tesoro innato, que a su vez es la confianza en los talentos particulares y el carácter que define al hombre y la mujer. Es una potencialidad latente, que ninguna forma de autoridad puede continuar lastimando y restringiendo con engaños y mentiras.

El acimut comunal parte de la virtud y la ética. La ética de la transparencia que no existe en los Estados. El propósito es humanizar la autoridad, nunca hemos mencionado que debe abolirse y que cada quien hago lo que quiera. El proyecto existencial de la comunidad naranja es forjar individuos responsables y amorosos, líderes naturales que saben dónde incidir, según su atributos y retos que ponen a prueba sus capacidades. Ellos y ellas lo toman como un juego divertido, una aventura que dota de significado a su devenir. Así damos forma a la vida pública que se traduce en armonía convivencial en el territorio que habitamos.

El Sistema requiere piezas que encajen para que la maquinaria siga funcionando. Convencen a las familias y a los profesores, así obtienen la sumisión de los niños. Pero esta sumisión, nunca sería voluntaria si niños/hijos y padres/madres entendieran su papel de robots y canalizadores de la autoridad que inventa el poder y el abuso. La influencia que se adhiere a los huesos y los pensamientos que rigen el comportamiento, se construye desde la dictadura que, sin embargo, pierde auge y potencia cuando la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora permanece atenta para velar por los habitantes del territorio.

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.