(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

Ensayo para el mejor BIENESTAR

3 de abril de 20220

Hay otra manera de ser y estar en el mundo que expresa desde la empatía y la sinergia, la dedicación al bienestar general que facilita la alegría compartida.

Aunque el Sistema te diga que la igualdad y la libertad son ideas opuestas.. por favor, no te lo creas. Es su discurso pero es un discurso equivocado, falso, que está tergiversado. Fíjate que es un comentario que viene, de un planteamiento que afirma que el orden existe por la ley, y que sin ley, habría caos. Sin mencionarte que es precisamente la ley, la autoridad que diseña la ley, quien dibuja el tipo de orden específico, el tipo exacto de comportamiento ciudadano, la dirección del destino para nuestra especie. El sistema actual refuerza la idea del centralismo de la decisión de una élite, que afecta a todo el ser viviente del planeta. ¡Esto es el globalismo! La desigualdad, dado que unos pocos afectan a la población mundial, y, los afectan de manera que su libertad está recortada, diseñada para que obedezca solamente a los intereses de la élite, nunca en favor del bienestar y la plenitud de la ciudadanía planetaria.

Si el ciudadano confía en su humanidad, se hace autosuficiente y, si además es responsable con sus decisiones, honesto y valiente, entonces ninguna máquina lo alcanzará, porque ninguna entiende de consciencia y amor. Por ello aprendemos a amarnos a nosotros mismos, para comprometernos con la verdad del amor en libertad. Para que esta potencia que es el amor incondicional, impregne cada gesto y acto y acontecimiento en la fraternidad universal. Una fraternidad que habla de bienestar general, de la alegría que se comparte efusivamente y sin restricción en cualquier momento y lugar.

Vanidosos y narcisista y egoístas que solo piensan en su gozo y bienestar, sin importar el padecimiento ajeno, ignoran la traición a su alma, enredados con las apariencias que sin embargo, no disimulan la hipocresía y la mentira. ¡La falta de dignidad! Mientras ahogan el respirar y el sonreír de su energía a la que enmudecen y arrinconan. ¿Por qué sucede así? ¿Qué les pasa a los seres humanos? ¿Han perdido su humanidad?

Cada comunidad es una representación de nuestra especie. Cada territorio un ejemplo de bondad y desarrollo humano para el crecimiento de la estabilidad del organismo vivo que lo representa como unidad colectiva que ríe juega canta y baila, además de realizar las tareas para el equilibrio de las actividades del lugar. Pero sin engaños ni falsedades, sin intenciones ocultas ni motivaciones feas o macabras. Arrinconado el régimen cruel del globalismo totalitario, existimos para ser la mejor versión de nosotros mismos y, toda esta potencialidad latente, emerge y se expresa, se manifiesta y se expande para el bienestar general. Porque las Asambleas Ciudadanas Libertarias están para que la dignidad y la libertad persistan.

La consciencia de unidad es el punto de partida, lo que origina la empatía y la fraternidad, el afecto y el respeto, la ayuda recíproca y el apoyo mutuo, en un ambiente de bienestar general que logra una alegría que se comparte como fiesta. Nadie tiene autoridad sobre los demás y, la autoridad de las instituciones que regulan las reglas y las normas, priorizan al ser humano, en vez de las leyes y los protocolos. Hemos revisado muchas leyes injustas y determinamos que hay que detener la demencia legislativa. Hemos decretado que toda normativa vigente debe ser consensuada y aceptada tácitamente desde el pleno soberano del ayuntamiento municipal, de lo contrario, se vulnera la Declaración Universal de los Derechos Humanos, tanto como la Constitución y legislación que ampara al gobierno local como ente independiente en su territorio.

Afortunadamente, la alternativa del acimut comunal, es una herramienta que no habla de violencia y guerra, no es una revolución armada ni una rebelión que provoca sangre y muerte. Es un movimiento que vibra desde la consciencia y se manifiesta en la actitud que deviene conducta para el bienestar general, saboteando toda agresión a un ciudadano que hasta la fecha ha sido victima de un verdugo invisible.

El acimut comunal es un espacio singular donde la peculiaridad individual emerge y se expande en el territorio para favorecer la consciencia de unidad, la fraternidad y la empatía, el apoyo mutuo y la ayuda recíproca, el bienestar general y la alegría compartida, todo desde un afecto y respeto que está en las comunicaciones y relaciones y procedimientos que dan forma a la sociedad mejorada.

Los representantes de ACIMUT son los delegados del territorio. Autores de sus dones naturales que despliegan sus talentos particulares en el municipio. Logran sus fines y el propósito vital que los caracteriza mediante el compromiso público. Los fines y propósitos que se sustentan en la consciencia de unidad, en el apoyo mutuo y la ayuda recíproca. Todo para posibilitar el bienestar general y la alegría que se comparte saludablemente y con generosidad. Porque se llega a la comprensión de que todo es una y la misma sola cosa: energía que vibra.

El verdadero poder está en manos de los ciudadanos. Cada individuo dispone de atributos que niega o evita impulsar. El Sistema ha sabido hechizar con sus ilusiones. Ha establecido el laberinto de la ignorancia, para que los seres humanos se extravíen. Ha enredado a las personas con entretenimiento vacío de contenido, inválido para reflexionar, pero ideal para fabricar máscaras donde esconderse. Estudios universitarios y programas académicos, nunca han mostrado algo tan elemental como es tomar una decisión. Sin embargo, es obvio que hay decisiones saludables y apropiadas, pacíficas y adecuadas, convenientes y acertadas. Pero una decisión que traiciona la esencia del ser o las convicciones particulares, jamás será una buena decisión. Nunca puede ser sabia, una elección que procede de la manipulación, del control y la combinación de un mecanismo superior que presiona, empujando desde la ficción jurídica, decretando lo oficial y dictaminando, sutilmente y, aparentemente para el bienestar general.

El ciudadano necesita sentirse útil, saberse de valor para el bienestar general. Sumar en vez de restar. Aportar el granito de arena que nos hace comprender que somos importantes.. ¡para nada somos inútiles! Nunca fuimos insignificantes o solamente números en una estadística. Tampoco somos solo nombres en una lista, aunque estamos siendo terminales electrónicas de la Inteligencia Artificial. Hombres y mujeres son absolutamente indiferentes para el Gobierno Central Mundial que mira desde arriba a las hormiguitas que puede pisotear, y, cancela, elimina, borra, expulsa, asesina.

Los Principios Humanistas son la consciencia de unidad, la fraternidad y la empatía, la ayuda recíproca y el apoyo mutuo, la asertividad y la sinergia. Es la comprensión de la simbiosis de las almas activadas. Individuos autónomos e independientes, que facilitan el bienestar general y la alegría que se comparte. Seres humanos auténticos, que despliegan sus dones naturales y talentos particulares en la comunidad.

EI Ingreso Mínimo Vital de los gobiernos está, no para alimentar a los ciudadanos. Existe solo para que no se diga que se mueren de hambre. Es un chantaje que proporciona el malvivir que no es bienestar, para los amansados ciudadanos a los que se sigue domesticando y anestesiando con los cupones de alimentos y subsidios de vivienda que los conviertan en declarados esclavos voluntarios.

La fidelidad a uno mismo equivale a autenticidad. La genuina esencia significa comprender cuestiones tan sencillas como esta: todo es una y la misma sola cosa, energía. La energía que fluye, entra en simbiosis con las demás almas. Se aúnan esfuerzos desde la empatía y el respeto, desde el apoyo mutuo y la ayuda recíproca que habla de bienestar general y alegría compartida. Asertividad y sinergia son posibles en quinta dimensión.

La corrupción del gobernante es imposible cuando hay consciencia de unidad. La ignorancia del pueblo es imposible cuando hay en la gestión pública un sentido de fraternidad. Los tributos dejan de ser impuestos y pasan a ser voluntarias contribuciones cuando políticos y ciudadanos actúan para el bienestar general. Seres humanos en uno y otro lado de la moneda relacionándose desde el afecto y el respeto, intercambiándose las posiciones para que el músculo de la democracia no se agarrote.

Los políticos DE LA VIEJA GUARDIA han estado saboteando el bienestar del pueblo, con la excusa del progreso, escondiendo el hecho de que han buscado escalar en la pirámide para su lucro personal y el beneficio de su partido, pero de espaldas al pueblo al que engañan con discursos bonitos. Por ello los políticos vanguardista de ACIMUT son la alternativa favorable que beneficia a la población, porque ellos y ellas son la misma población y se arrincona el aparato de poder de las fuerzas políticas. Así de simple es lo que proponemos.

El ser humano necesita de los otros seres humanos para sentirse totalmente humano. Si la humanidad en el gesto y el acto no se expande, la sociedad dispone de situaciones y acontecimientos exentos de humanidad, consciencia, vida, amor, belleza, verdad. El alma en la gestión. La bondad del alma en comunicación constante entre ciudadano y legislador, entre ciudadano y gestor público, todos, hombres y mujeres sin muros que los separa porque en cuestiones de bienestar general en el territorio, fácilmente se ponen de acuerdo los habitantes para detectar la ventaja que beneficia.

El acimut comunal es la ley natural que se plasma en la consciencia de unidad, la igualdad de oportunidades, el afecto y respeto que deriva en fraternidad y se origina en al empatía (la empatía y conexión con uno mismo primero). Se trata del apoyo mutuo y la ayuda recíproca, porque está presente la sensibilidad y la compasión. Surge el bienestar común y la alegría que se comparte con generosidad. Hablamos de confianza en la excelencia humana, así como del compromiso en la responsabilidad de asumir el propio destino desde la bondad innata del ser humano que no es manipulado ni está intimidado.

El origen de la actividad que descansa en la sabiduría innata y el propósito vital, siempre reconforta y resulta una bendición de numerosas ventajas para el bienestar. Sin embargo, la mayoría de la gente está siendo forzada a actuar de maneras que van en contra de sí mismas y nada hacen por detener la agresión con la que colaboran.

Desde los tesoros internos de cada uno es que la energía que vibra da cuerpo y forma al alma colectiva cuya sinergia deviene la simbiosis de las almas. La sociedad mejorada a cada instante con alegría y persistencia. Así es que la potencia de la sabiduría comunitaria crea la vida del mundo en el que participa como protagonista. Así es que la consciencia de unidad y la fraternidad, que inicia en la empatía, el afecto y el respeto, impulsa la ayuda recíproca y el apoyo mutuo que logra el bienestar común y la alegría que se comparte.

Aquél gesto que nace adentro del ser. Así logran los hombres y las mujeres enfatizar su servicio a la comunidad. Debe el ciudadano poder elegir las actividades. Aquellas que lo dignifican. Porque entiende el valor del bienestar general. Porque decide sincronizar sus actitudes, enfocadas en la alegría que se comparte a través de los actos. Pero las conductas centradas en la empatía y el trato agradable, se sustituyen por los comportamientos programados, fríos y mecánicos. Un conjunto de acciones prefabricadas desde la influencia de la red de Internet y los canales mediáticos y la cultura oficial. No hay justicia ninguna si la población mundial está condicionada por el martillo de la autoridad.

Senados y congresos y parlamentos y demás instituciones implicadas en legislar, no contemplan el bien común. Por lo que su actuación se convierte en una flagrante agresión a la comunidad, en vez de propiciar paz y beneficio social. A dichas instituciones les inquietan, exclusivamente, las ventajas. Unas curiosas ventajas que se alejan del bienestar general. Solamente ventajas dispuestas para abusar de sus posiciones privilegiadas. Posiciones que otorgan a los mismos proveedores de su poder, de aquellas cuestiones que van solicitando, igual que si fueran máquinas expendedoras de productos.

La principal tarea de la autoridad, debería ser orientar y socorrer, defender y proteger, organizar para asegurar el bienestar general. Pero en vez de sugerir, impone. Presiona y amenaza con penalizar. Empuja hasta el callejón sin salida. Entonces persuade.. o castiga el incumplimiento de lo ordenado. Aunque lo ordenado sea absurdo. Algo que daña deliberadamente. Porque la mayoría de normas y reglas existen para perjudicar.

La SALUD es un estado de completa armonía íntima y colectiva. Jamás es el bienestar físico y mental y emocional de un sujeto aislado. Es imprescindible el sosiego y la serenidad que permite ser.. a la energía que habita los cuerpos humanos. La dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica, es fundamental para el equilibrio del ciudadano, así como para la civilización en la que participa. Pero la autoridad del Sistema estropea el diálogo interno y la conversación fluida con el alma, que no logra expresarse en su totalidad. La potencialidad de cada individuo es en sí misma la expansión de la especie. Pero los dones y talentos individuales, están siendo mutilados cada vez con mayor violencia y frecuencia. Por lo que toda manifestación constructiva para la comunidad, carece en la actualidad de la oportunidad de sumar a la sociedad.. ¡porque la autoridad interfiere!

¿Puede existir el bien común si las regulaciones provienen de unos gobiernos que actúan de espaldas al pueblo? ¿Puede haber bienestar general si se prioriza desde el gobierno a las corporaciones y los organismos internacionales? ¿Qué sentido tiene la Declaración Universal de los Derechos Humanos si los Estados la vulneran a diario?

Atender desde la humildad los principios humanistas es «sumar a la sociedad».. entonces, ¿por qué no se practican en las estancias de poder? El camino hacia el mundo saludable y pacífico pasa inevitablemente por la confianza del ser humano ¡en su humanidad! Por el compromiso del individuo en la responsabilidad de sus decisiones. Por la comprensión de su naturaleza íntima, de las actitudes que derivan en la conducta que crea circunstancias y situaciones. Así es que se da el principio de la ley natural cuyas «pautas» son sencillas: consciencia de unidad, afecto y respeto y empatía ¡fraternidad! Cooperación. Ese aunar esfuerzos para la ayuda recíproca y el apoyo mutuo. Es el surgimiento del bienestar general que se convierte en alegría que se comparte ¡armonía convivencial!

Por allá el año 900 de la Edad Media, en Islandia, surgió el primer parlamento europeo. Después de Grecia y Roma, hubo los primeros encuentros que eran gigantescas fiestas con ferias artesanales y bailes. Hombres y mujeres se ponían de acuerdo sobre los asuntos más relevantes y significativos. Juntos decidían el destino del lugar y sus habitantes, por ejemplo, si iban a ser católicos o continuar con el culto a Thor y Odín. En las reuniones de los Vikingos.. auténticos descubridores del otro del lado del mundo atribuido a Colón, una vez se ponían de acuerdo, cantaban las reglas y normas que constituían su razón de ser y la manera de relacionarse entre unos y otros. El canto y el baile simbolizaba la celebración del acuerdo que determinaba con el clamor popular: así es como nos vamos a gobernar.

La premisa siempre fue: todos incluidos en las decisiones que a todos nos van a afectar. Esto es precisamente lo que -no sucede- en nuestra época. Las leyes son un conjunto de mandatos que se imponen a los seres humanos a los que se obliga bajo coacción y amenaza. Hay un tipo de ciudadanos que colaboran con la autoridad que se convierte en arbitraria, porque a su vez, existe una élite que dicta según sus intereses lo que hay que hacer. Se hace aquello que permite a sus privilegios continuar intactos. El exhaustivo control para la dominación que se viste de falso bienestar. Una serie de protocolos coercitos para someter y explotar al pueblo al que se jura defender y proteger. Se trata de una hipocresía que viola la ley natural.

La Constituciones son normas de convivencia, pero las Constituciones han sido pisoteadas en los últimos treinta meses. Cada vez con mayor severidad, se camuflan nuevas leyes que benefician a otros que no son los habitantes del país. Se imponen decretos que aseguran ser «para el bienestar general» que sin embargo, dan mayores atribuciones a los organismos internacionales situados fuera del organigrama ciudadano. Por consiguiente, el «contrato social» de nuestra época es una falacia colosal. Las instituciones no están garantizando la vida plena, saludable y pacífica. La autoridad de los gobiernos provoca un clima de violencia institucional legalizada que daña a los ciudadanos.

Si las decisiones tranquilas corresponden a la vibración humana, al alma ciudadana, al empoderamiento colectivo que aúna esfuerzos desde la virtud y la ética, entonces, se aprueban tácticas políticas de probada necesidad para el bienestar general.

Ningún habitante del planeta (ciudadano), puede ni debe nunca, bajo ningún concepto, encontrarse bajo la voluntad caprichosa de una autoridad que ejerce su influencia con absoluta impunidad. Las leyes que amenazan con multas económicas y la reclusión física, podrían muy bien ser únicamente sugerencias o pautas de conducta que demuestran ejemplos que estimulan y cautivan desde lo positivo. En vez de prohibir y castigar, mejor sería, premiar y estimular las conductas que se contagian favorablemente y contribuyen al bienestar general.

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.