(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

CÓMO FUNCIONA ACIMUT COMUNAL

4 de abril de 20220

Los seres humanos se unen y reúnen para encontrar afinidades en lo que se conoce como la «comunidad naranja». Ellos y ellas acuerdan alianzas que se concretan en el esquema de organización basado en los cuatro pilares mencionados y la visión del mundo solidario que se alcanza desde los principios humanistas.

El acimut comunal fusiona la eco-aldea y el sentir de «la tribu» con la gestión pública de la administración local exenta de fanatismos ideológicos que solo provocan separación y distancia social, además de conflictos. Dentro de cualquier imperio o estructura de gobierno, puede existir una vida social creada por la gente que se cuida a sí misma en el lugar. Hombres y mujeres conectados a la tierra y su propia naturaleza, que viven en armonía, si daña o perjudicar a otro ser vivo. Pero no hay películas o literatura al respecto.

En su condición de «sociedad civil» el acimut comunal participa del proceso electoral general, pero simboliza la transgresión al Sistema. La corrección de sus fallas y errores. Ejemplifica la transición a la nueva etapa de la Humanidad. Un viaje al método de gestión pública que se aleja de toda imposición de tiranía ejercida desde la Inteligencia Artificial y el llamado Nuevo Orden Mundial.

Además de tomar consciencia y activarnos desde adentro, existe una alternativa que nos guía hacia la sociedad que se mejora a sí misma desde la base. Porque más que la búsqueda, el acimut es el encuentro con de la propia naturaleza individual, tanto como el significado de nosotros como seres humanos reunidos en la comunidad. Una de las utilidades que caracterizan a la comunidad naranja es que, al igual que la Estrella Polar se va desplazando, aunque siempre queda en posición norte. Así el acimut comunal está vivo y se mueve para situarse adecuadamente en la posición más conveniente para la evolución altruista.

El acimut comunal no pretende «cambiar el mundo». Quiere corregir las fallas y los errores, para mejorar el mundo que habitamos evitando seguir con otra equivocación. Se enfoca en reciclar la forma en que se entiende la vida del mundo para optar a la mejor vida posible, y, eso es la vida natural, la existencia natural a plenitud de facultades. Un entorno donde los hombres y las mujeres consiguen desarrollo humano y crecimiento filosófico y espiritual. Se trata de recuperar el sentir profundo y el palpitar interno que logra apreciar la vida digna y en libertad, desde el amor y la verdad, la virtud y la ética. Esto es la evolución altruista, una propuesta mejor que cualquier revolución o rebelión. Encontrar los mejores aspectos de cada opción y fusionarlos, creando innumerables posibilidades hasta la fecha arrinconadas.

Apreciar la vida y el mundo «de otra manera» para que la existencia humana se posicione en la esfera del juego y la diversión, la aventura y el desafío, el desplegar dones y talentos para obtener la mejor versión de uno mismo, tanto como la sociedad que se mejora con todo el potencial ciudadano en acción. Sin ninguna clase de restricción ni obstrucción de la autoridad represiva de un gobierno global totalitario.

De repente, la población se inspira y, gente que nunca imaginaste que podría hacer cosas, realiza cosas realmente inimaginables, los ciudadanos ordinarios realizan cosas extraordinarias, proezas incalculables, espontáneas, generosas, porque el alma humana guarda tesoros inmensos y, los atributos propios de cada uno son joyas brillantes para la comunidad. Sobre todo cuando se abandona la flojera y el estancamiento de la zona de confort y emerges, trascendiendo, expandiendo tu vibración en la comunidad. Surgen un sin fin de situaciones interesantes. Se produce arte, porque el ser humano es un artista cuando puede ser protagonista, en vez de un actor que recita el papel asignado por el guionista, en vez de actuar según las indicaciones del director, en vez de aparecer en la esfera pública con los retoques de quien edita el relato y potencia o rectifica las cosas desde los efectos especiales artificiales.

Hombres y mujeres en la comunidad naranja somos motores creativos para la mejora.. de una manera que ¡nunca antes se ha visto! Los habitantes del territorio recuperan la confianza en sí mismo, la autoestima y el respeto por sí mismos, de manera que se proyecta la energía individual para enriquecer la dinámica colectiva que une y reúne en la plaza pública los dones y talentos particulares para cooperar. Hombres y mujeres sabiéndose de valor e importantes, sintiéndose hacedores de la historia. Se trata de una transformación favorable, en vez de una opresión indignante, como la que promueve hoy la situación actual del mundo tiranizado por la dictadura digital.

El acimut comunal habla de la potencialidad del individuo que expresa su totalidad, una vez aprende a reconocerla e impulsarla, para que su intimidad, su identidad innata, enriquezca el entorno desde su soberanía legítima que es inalienable. Esto es el empoderamiento ciudadano, la anarquía del alma que conecta con los principios humanistas que asientan las bases de la armonía convivencial. Una armonía convivencial que habla de empatía, de afecto y respeto y cooperación. Una cooperación sensible y generosa y espontánea que se instala en las Asambleas Ciudadanas Libertarias, en donde las cosas se plantean y se tratan y se organizan para ser aprobadas por el pleno del ayuntamiento que se conecta al Sistema, fieles a la legislación vigente. La ley que respeta al municipio y el gobierno local que administra las cosas del lugar. Un lugar autónomo donde el Juicio Popular Soberano se adapta a la peculiaridad de cada caso para su específica corrección, de acuerdo a la lección aprendida, enfocados en el prevenir y evitar nuevos casos y más repeticiones, eliminando el círculo vicioso del castigo y la sanción que jamás resuelven el problema.

Se trata de asegurar la idónea transición al modelo social de la excelencia humana. El acimut comunal es el lugar donde todo empieza. Es un espacio que transgrede las normas anteriores, para adaptarlas a la necesidad vital de los hombres y las mujeres del planeta. Supeditando la obediencia a tan sólo las disposiciones y decretos que respetan la dignidad y el libre albedrío de los seres humanos.

Quienes quieren salvarse, quienes realizan gestos concretos, actos que se enmarcan en la voluntad consciente que define sus acciones. Aprovechan el buque que cruza el océano de una orilla a la otra, dejando atrás un pasado malévolo para alcanzar juntos la isla paradisíaca. Sin embargo, en cada camarote hay una peculiaridad, dado que sus ocupantes disponen de su propio criterio para actuar. Puesto que el acimut comunal es un marco, pero el lienzo, con sus distintas formas y colores, lo pintan los habitantes del territorio. Si algo se ha aprendido de la dictadura digital es que para que sea funcional y efectiva, debe estandarizarse el patrón, y etiquetarse bien para que la Big Data pueda computar los datos. Por lo que la diversidad es lo que salva a cada municipio del control y la vigilancia.. siempre que seamos suficientemente espontáneos y creativos. La imaginación y la intuición humana, son conocimientos que no se pueden implantar en ninguna máquina.

Cuando entendemos la Ley Natural y la ficción jurídica, el acimut comunal es la única manera coherente y efectiva para salvaguardar nuestros dones naturales y el desempeño de nuestras habilidades y destrezas particulares. Defender la soberanía individual y el libre albedrío como un tesoro innato y latente que ninguna institución nos puede arrebatar, es un compromiso que dignifica al hombre y la mujer. Proteger la propia autonomía, tanto como la autenticidad, logra que la esencia genuina se traslade legítimamente a la sociedad. Violar estas disposiciones equivale a un acto de barbarie que únicamente puede realizarse como acto mezquino y desalmado, impropio de un ser humano.

Al final, el acimut comunal es como una gigantesca cooperativa. El sindicato de los seres humanos frente al Sistema que defiende al patrón, en vez de al peón, de manera que se instaura un orden para la igualdad de oportunidades, desapareciendo la brecha entre el miserable y el privilegiado. Esa distancia que el globalismo totalitario invoca desde la dictadura digital que conecta o desenchufa a los críticos e incómodos.

El acimut comunal existe para proteger la energía vital de los seres humanos, pero son los individuos, cada uno de los habitantes del territorio, quienes que deben ser honestos y valientes. O restringirse a sí mismos y claudicar, humillarse ante la maldad, doblegados ante el abuso de poder, anestesiados para la esclavitud, mansos y amaestrados, para tolerar la crueldad desalmada de un régimen siniestro que envenena el alma humana. La decisión es tuya, ¿qué opción eliges?

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.