(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

CÓMO PARTICIPAR EN LA ASAMBLEA CIUDADANA LIBERTARIA

5 de abril de 20220

¡Hay que volver a empezar! Desde cero. Partiendo de las escuelas alternativas solidarias que exponen los principios humanistas, tanto como la responsabilidad del ser humano en el devenir cotidiano. Si los Juicios Populares Soberanos existen para premiar, en vez de castigar, ensalzando la excelencia humana e impulsando la ética y la virtud, entonces se hablaría de avances saludables y pacíficos.

Serán clave las Asambleas Ciudadanas Libertarias que dan la oportunidad de crear en el territorio aquellas las soluciones a las necesidades reales de la población. Esto es la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora: el sendero que se recorre amigablemente para alcanzar juntos la armonía convivencial desde la base del afecto y el respeto.

Una ciudadanía sin expectativas, sin capacidad para jugar y divertirse en el desempeño de la aventura. Vivir es un desafío, hay que insistir, aceptar el reto de avanzar hacia el misterio de lo desconocido, hacia el secreto que jamás se desvela sino se intenta la hazaña. Los niños y adolescentes de las comunidades naranja son intrépidos y audaces, porque han aprendido en las escuelas alternativas a confiar en sí mismos, en sus habilidades y destrezas y, las han puesto en práctica en la Asambleas Ciudadanas que dan forma a su devenir. Al propio, tanto como al de la comunidad.

Las escuela alternativa han preparado a los ciudadanos para la dinámica de la espiritualidad creativa que consigue aplicarse de manera efectiva en las asambleas ciudadanas. Cuya orden del día son temas y asuntos que directamente pueden proponer los habitantes del territorio debidamente censados y con residencia fija en el lugar.

La manera más simple y sencilla, la menos violenta y dañina para nuestros semejantes, es salirnos de la fila de lo estructurado por el viejo sistema. El sistema al que le hacemos la reparación, el que ajustamos y rectificamos, pasa por la democracia pura, la política vanguardista, la autoridad humanizada. Es posible desde las asambleas ciudadanas y las escuelas alternativas. Todo está coordinado por el acimut comunal, cuya prioridad es la dignidad y la libertad, el amor y la verdad, la virtud y la ética. ¡Transparencia! En las cuestiones de gestión pública que están realizadas y coordinadas desde la nueva generación de gestores que penetran en el Sistema para salvarlo, y sanarlo.

Las escuelas alternativas son el proceso flexible para aprender a ser amables con nosotros mismos. Fieles a nuestra naturaleza y autenticidad, lo cual genera la identidad particular que se despliega en las asambleas ciudadanas, dando forma al devenir de la comunidad que asienta la confianza en la vibración de la energía. Los principios humanistas son la base para la sociedad mejorada, ese espacio ideal donde cada participante defiende los dones naturales de los demás, tanto como protege los derechos que reclama para sí mismo, logrando aunar los esfuerzos en la sinergia para la evolución altruista.

Este planteamiento que parte de la consciencia de unidad, el apoyo mutuo y la ayuda recíproca, el bien común y la alegría que se comparte, surge de la empatía con los compañeros que viven juntos en esta singular escuela que se enfoca en la profundidad del ser humano. En la totalidad del individuo y su potencialidad, para que luego en las Asambleas Ciudadanas, la administración pública que gestiona la posibilidad de la expansión de la energía, constituya una realidad. La actividad noble, legítima, que sin embargo, ha sido recortada y limitada por décadas en el modelo de nuestra actual civilización.

¿Qué impide la vida del ser humano a plenitud de facultades? ¿Qué causa la vida miserable en la que únicamente se contempla el sobrevivir otro día más?

El verdadero poder está en manos de los ciudadanos. Cada individuo dispone de atributos que niega o evita impulsar. El Sistema ha sabido hechizar con sus ilusiones. Ha establecido el laberinto de la ignorancia, para que los seres humanos se extravíen. Ha enredado a las personas con entretenimiento vacío de contenido, inválido para reflexionar, pero ideal para fabricar máscaras donde esconderse. Estudios universitarios y programas académicos, nunca han mostrado algo tan elemental como es tomar una decisión. Sin embargo, es obvio que hay decisiones saludables y apropiadas, pacíficas y adecuadas, convenientes y acertadas. Pero una decisión que traiciona la esencia del ser o las convicciones particulares, jamás será una buena decisión. Nunca puede ser sabia, una elección que procede de la manipulación, del control y la combinación de un mecanismo superior que presiona, empujando desde la ficción jurídica, decretando lo oficial y dictaminando, sutilmente y, aparentemente para el bienestar general.

La democracia corrompida ha permitido que los partidos políticos se conviertan en armas de destrucción masiva, favoreciendo a las grandes corporaciones multinacionales y las entidades financieras y los organismos internacionales. La autoridad está basada en la pirámide. En una élite situada fuera de la cúpula. Un grupo reducido que dicta las ordenes que toman cuerpo y forma en los gobiernos de cada país.

La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora, refleja el hecho natural del libre albedrío del ser humano. Desde las escuelas alternativas y su continuidad en las asambleas ciudadanas, se dota a los pequeños ciudadanos de las herramientas para hacerse cargo de su destino desde la comprensión de un intimidad y carácter, siendo la potencialidad humana un valor en alza en el territorio. Por ello la comunidad como hogar y familia, como ente regulador de la armonía convivencial, centra sus actividades primeras en el descubrimiento de las habilidades y destrezas que nos diferencian a unos de otros, coordinando los dones, como lo son la vida la consciencia el amor la sabiduría y el libre albedrío en un abanico de posibilidades y realidades que existen para engrandecer y beneficiar al conjunto de la comunidad naranja.

Hay que señalar que todos los mandos intermedios que practican el culto al Sistema, como soldados o sicarios, verdugos o cómplices, son tan o más esclavos que el ciudadano dormido que no toma consciencia. Nada hay peor que saber lo que sucede y, sin embargo, mirar a otro lado, como si no pasara nada, cruzados de brazos. La apatía no está presente en las escuelas alternativas. No esta presente el conformismo y la resignación en las Asambleas Ciudadanas.

Tanto las escuelas alternativas como las asambleas ciudadanas, buscan e investigan, analizan y encuentran los asuntos apremiantes y los argumentos sensatos que dan sentido al devenir de la comunidad naranja. Una comunidad en alerta, que bien puede pasar al semáforo rojo o al semáforo verde. Apostamos con nuestra actividad cotidiana al ver, a volver a la Naturaleza espléndida.

Las escuelas alternativas solidarias fomentan el abrazarse por dentro para el segundo nacimiento. Las Asambleas Ciudadanas Libertarias propagan la conciliación de uno mismo (con la propia esencia genuina) que se expande en la comunidad. Se trata del empoderamiento desde el alma que expresa la potencialidad de los hombres y mujeres que habitan el territorio. El Juicio Popular Soberano detecta las fallas y los errores y previene situaciones conflictivas. Así se consigue mantener la armonía convivencial. El acimut comunal es la dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica.

Mientras los ciudadanos sigan identificándose con el Ego y el pasaporte o la ID-Digital y el código QR están ensalzando la armadura metálica que enfría su palpitar. Así evitan el contacto con su esencia genuina, tanto como la posibilidad de vibrar con intensidad. La «zona de confort» es otra trampa. En el riesgo ¡está la fortuna! La vida es la aventura que permite jugar y divertirnos, pero hay que salir «de la cueva» y dejar que el sol bese nuestro rostro desnudo. Debemos situarnos detrás del horizonte marcado como zona prohibida. Así es como las Asambleas Ciudadanas Libertarias cruzan las líneas rojas. Desde la honestidad con el «ser» y el coraje «para estar» en el mundo con la comprensión de su convicción y todas las posibilidades a su alcance.

El ACIMUT recupera las cooperativas y los gremios, asociaciones voluntarias de artesanos similares a las estructuras medievales. Zonas de unión y reunión donde nos cuidamos los unos a los otros demostrando la autentica fraternidad. Disponemos del Juicio popular para evitar conflictos y limar asperezas que son algo habitual en la acomodación de la armonía, dado que todo está en movimiento y, la perfección, es una ilusión, porque siempre, todo, puede mejorarse un poco más. Al comprender este detalle, es que la utopía deja de ser algo inalcanzable y se muestra como algo onírico que ya se aplica en el acimut comunal.

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.