(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

CÓMO PARTICIPAR EN LA ESCUELA ALTERNATIVA SOLIDARIA

5 de abril de 20220

El detalle está en el matiz.. igualdad de oportunidades.. ¡no la igualdad! Dado que es precisamente está la trampa: somos individuos. Individuos indivisibles, íntegros, con tesoros internos y atributos que nos hacen ser únicos. Singulares y peculiares, cada uno con las propias convicciones y el carácter que es el conjunto de aptitudes y actitudes reflejadas en una conducta que confecciona la vida de la comunidad. Una comunidad que identificamos como «naranja» para señalar que descartamos eso que el sistema llama «libertad» para mencionar al libre albedrío, es decir, la voluntad consciente del ser humanos para emerger con su totalidad. Por ello es imprescindible que las Escuelas Alternativas muestren como sucede el abrazarse por dentro para conciliarte con la naturaleza, la esencia del ser.

Para ser y estar en el mundo a plenitud de facultades. Una posibilidad que se da cuando se participa en las Asambleas Ciudadanas Libertarias, donde se organizan las mociones que se aprueban en el pleno del ayuntamiento. Todo dentro del marco legal vigente. Siguiendo la constitución y las reglas de juego del mismo sistema.. pero redactando «las nuevas leyes para la Ley» que están en sincronía con los principios humanistas y la simbiosis de las almas enamoradas de la vida digna.

El argumento habitual de que.. «si tienes más igualdad entonces tienes menos libertad».. de nuevo es un grave error. Una falsedad que contribuye a confundir a los ciudadanos que están sometidos bajo mucha presión, al enfocarse en ganarse la vida para llegar a fin de mes. La mayoría de los ciudadanos carece de tiempo para reflexionar y meditar y cuestionar, por lo que se vive desorientado, ante la ausencia del diálogo interior. Sin embargo, de ahí a saltarse la responsabilidad del control de sus vidas, para el sosiego y la tranquilidad íntima, es una situación que acentúa la pasividad y la tolerancia que deviene aceptación y concesión, hasta que el conformismo y la resignación que se instaura de manera habitual en la población en general.

Igualdad de oportunidad y libre albedrío caminan de la mano en el acimut comunal. Sin embargo, es imposible que nada saludable y pacífico avance con el sistema que rige las cosas del mundo, mientras hable de una igualdad que es un timo (porque se sostiene en el abuso de la autoridad de unos pocos sobre el resto, creando a la víctima y el verdugo), y, una libertad que es una ficción jurídica (porque se inventa la capacidad de arrebatarle la libertad de movimiento y pensamiento a la población). Si degradas el libre albedrío (a la voluntad consciente del ser humano) en favor de una libertad regida desde instituciones y gestionada desde una ley vigente que vulnera los dones naturales del ser humano, entonces, marginas la posibilidad de la plenitud de los ciudadanos. Los condenas a una vida miserable donde son coaccionados mediante procedimientos coercitivos y expeditivos.

Es una paradoja: el sistema actual realiza su discurso «de igualdad» al tiempo que impone la forma más eficaz para la opresión que garantiza la obediencia y la renuncia obligada de los tesoros internos de cada uno.

El recién nacido que se inscribe en el registro, abandona su vida que existe «de hecho» y pasa a convertirse en un derecho. El don natural queda secuestrado por la ficción jurídica. Su existencia natural pasa a ser un elemento artificial suscrito al Sistema. Pierde autonomía y autenticidad, porque adquiere la identidad que le otorga el estatus de persona legal que regula la forma de pensar y actuar. El pequeño ciudadano del Sistema es obligado a recibir la educación que adoctrina para la obediencia a la autoridad que regula los derechos. Pero la opción del acimut comunal confiere una alternativa que da comienzo con las Escuelas Alternativas y las Asambleas Libertarias, conjugándose en el Juicio Popular que habla de dones y talentos particulares, en vez del número que se articula dentro de la ley enfocada a la prohibición y la autorización de los permisos otorgados.

El resultado final del acimut comunal es el avanza diario. Es que a diario se afronta la adversidad como una aventura interesante que protagonizar como héroes. Tomando el control de la vida y desempeñándonos con total libertad, favoreciendo que lo mejor de cada uno esté presente en la sociedad. Es posible porque los niños han entrado en contacto con su autenticidad, asegurando su carácter en las Escuelas Alternativas. Poniendo a prueba sus ideas y capacidades en las Asambleas Ciudadanas Libertarias. Se trata de un método para el desarrollo humano y espiritual, tanto como para el crecimiento filosófico y organizativo que se inscribe en la administración municipal. Los habitantes regulan su protocolos de acción para garantizar la armonía convivencial que no viene determinada desde un gobierno central alejado de la realidad cotidiana.

La política «de la vieja guardia» únicamente le interesa a la élite que la utiliza como instrumento para asegurar el globalismo totalitario. Sin embargo, la política VANGUARDISTA les interesa a quienes protegen su integridad física y espiritual. A quienes defendemos los dones naturales y los talentos particulares por encima de los derechos amprados por la ley que rige la visión de una autoridad arbitraria. El acimut comunal incumbe a los seres humanos, importa a los hombres y las mujeres que se expresan para emerger con su totalidad, transcendiendo en la sociedad que defienden con sus decisiones, y la definen, con sus actuaciones.

La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora se alinea con las Escuelas Alternativas y las Asambleas Libertarias y el Juicio Popular para darle coherencia y estabilidad a la vida en armonía de los habitantes del territorio. Mantenemos el compromiso con nuestra existencia a plenitud de facultades, sin recortes o restricciones, sin coerción ni protocolos expeditivos que anulan el libre albedrío. Somos responsables de cada gesto e idea que procesamos, de cada elección que realizamos y, optar por emerger con nuestra totalidad y trascender en la comunidad es una posibilidad que llevamos a cabo con alegría.

Sabemos que esta herramienta de organización social es un desafío. Una inspiradora aventura cuyas consecuencias serán sin duda una ventaja formal frente a la agresión y el asedio que se va a ir intensificando, porque el globalismo totalitario no se detiene en la puerta de los hogares, entra en la vivienda, arrolla la puerta de la casa, al tiempo que se filtra sutilmente por cada grieta del pensamiento adoctrinado que aplaude la invasión.

Lamentablemente, todavía son muchos que no ven la manipulación del engaño, las mentiras y la falsedad de la narrativa oficial que esconde los intereses de los organismos internacionales y las motivaciones de los despiadados seres desalmados. El fraude se suscribe en la típica frase: ES POR TU BIEN. Si han demostrado ser insensibles, ¿cómo pueden hablar de compasión?

El punto es que el acimut comunal no quiere persuadir y convencer, igual que lo hace esa parte del Sistema corrupto que hay que extirpar como el brazo que se corta porque la mano se ha gangrenado. Los errores del Sistema deben corregirse y, para que sea una transición agradable y amable, únicamente puede ser desde adentro, como un caballo de Troya. Desde la política VANGUARDISTA que recupera la PUREZA de la democracia para HUMANIZAR la autoridad. Así, con el ACIMUT como punta del iceberg, se pronuncia en la arquitectura de la vida del mundo que protagoniza.

No esperes a que nadie lo haga por ti. Hazlo tú. Si la élite asegura que lo hace por ti, para ti, te engaña. A menos que forme parte de tu comunidad y sea a la vez un servidor de aquello que instaura como norma y regla. Esta es la premisa: el gobierno del pueblo, para el pueblo, por el pueblo.. ¡desde el pueblo! Hombres y mujeres protagonizando sus mismas decisiones, desde los órganos de gestión que lo organizan y lo garantizan. El nuevo sentir unitario desde las Escuelas Alternativas. La verdad de la necesidad promovida desde la Asambleas Ciudadanas Libertarias. La estructuración de la norma y la regla desde la representación en el pleno del ayuntamiento. La vigilancia del cumplimiento y la premiación de la conducta cívica desde los mismos habitantes que viven las relaciones e interacciones que refrenda la administración local. Tres parte de humanidad y una de sistema organizativo para estructurar la viabilidad. ¡Genial!

Claro que la apatía y la habitual pasividad dejará a más de uno postrado en el sofá enchufado al ciberespacio. Desorientados y confundidos, seguirán con sus distracciones y estrafalaria zona de confort para el autosuicidio. ¿Por qué? Porque nunca aprendieron en el colegio o la universidad ha valerse por sí mismos, desde la intuición y la particular percepción que cuestiona y reflexiona acerca de las posibilidades. Esto se corrige en las Escuelas Alternativas donde las nuevas generaciones aprenden a confiar en sus destrezas y habilidades, en vez de convertirse en autómatas obedientes de la autoridad. En ese espacio es que se da el segundo nacimiento y la comprensión de la quinta dimensión, para aquellos adultos que quieran desprogramarse y escapar del influjo de la influencia negativa.

El entorno apropiado para crecer, es el que promueve el acimut comunal. La actitud adecuada es la que se desarrolla en las Escuelas Alternativas Solidarias para que los pequeños ciudadanos se conozcan a sí mismos. En las Asambleas Ciudadanas Libertarias está presente la conducta acertada que aúna el sentir del palpitar interno con la comunidad, relacionándose y constituyéndose como moción en la administración local que organiza la convivencia en el territorio. El remate del logro son los Juicios Populares Soberanos que existen para ensalzar los avances, más que para prohibir y sancionar y castigar. Pero cuando hay que llamar la atención a un habitante, se hace desde el proceso constructivo que resuelve y corrige la situación, previendo que no vuelva a repetirse.

El acimut comunal es muy conveniente, porque mantiene el rumbo hacia un determinado objetivo. El objetivo de los principios humanistas que a su vez, son quienes dibujan el nuevo paisaje. Un lugar aparentemente utópico, que sin embargo, a diario avanzamos hacia él. Como el horizonte que se persigue hasta situarnos detrás de él. Mientras mantenemos ese ritmo, que en sí mismo es la perfección que ya está con nosotros en la comunidad naranja, dado que reaccionamos con lo mejor de cada uno de nosotros. ¡Esto es perfección!

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.