(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

CÓMO FUNCIONA EL JUICIO POPULAR SOBERANO

6 de abril de 20220

El Juicio Popular Soberano detecta las fallas y los errores y previene situaciones conflictivas. Evita la ingeniería social y expande la innovación social. Impidiendo la sistemática imposición de instituciones y máquinas y mecanismos burocráticos que atentan contra la dignidad y la libertad de los seres humanos. Legitima la soberanía de los hombres y las mujeres del territorio que se expresan desde el diálogo. Nos manifestamos a partir del debate consensuado, en vez de acatar por norma la tiranía de la autoridad. Porque no aceptamos el globalismo totalitario, ni tampoco la dictadura digital. Pero ¡sí! nos encanta la democracia directa que aprovecha los avances tecnológicos para aunar esfuerzos. Así unificamos la visión de nuestras afinidades y las alianzas estratégicas que protegen el mundo altruista y solidario en el que existimos. Proporciona «la pureza» del proceso de organización, cuya finalidad es la armonía convivencial.

Todos los seres humanos nacen iguales ante la ley. Una ley que no iguala y protege la igualdad de oportunidades entre los ciudadanos, es una ley injusta que no merece ser respetada. Cada individuo que nace en la Tierra lo hace con su consciencia y la capacidad de elegir qué hacer con su vida. No tiene sentido fabricar autómatas predecibles y obedientes de la autoridad que esclaviza ¡esto es vida miserable! Permitir la corrupción es negligencia.

El territorio y su administración, tanto como los habitantes y gestores públicos, son los verdaderos propietarios. No el gobierno central o una corporación. Es la construcción de fondos patrimoniales conjuntos lo que dota de fuentes de riqueza independientes del Estado, es decir, la autonomía que se da en el acimut comunal. Hablamos de una comunidad o eco-aldea fusionada a una formación política municipal de estructura lineal. Esta alianza convierte al ciudadano común en administrador del lugar.

La visión de esta comunicación que nace en la Escuela Alternativa, y continua en la Asamblea Ciudadana, desemboca en el pleno del ayuntamiento. ¡Es idónea! Sobre todo porque está tutelada por la misma población, mediante el Juicio popular, en caso de ser necesario. El trato directo entre interesado y afectado y responsable del resultado.. es idílico, viable, factible.. todo un hallazgo de consecuencias favorables.

El acimut comunal nunca te señala cómo hacer la revolución o la rebelión, porque descarta la guerra. Tan solo es una herramienta que facilita el camino, el viaje, la aventura, que cada ciudadano protagoniza. La ventaja está en la combinación de sus elementos: humanizar la autoridad, democracia pura, política vanguardista, escuelas alternativas, asambleas libertarias, juicio popular, eco-aldea.

El acimut comunal es como la Estrella Polar que nos indica donde está el norte. El norte, entendido como utopía, señalando el horizonte donde te sitúas, justo detrás, para ser bendecido por la oportunidad de hallar todas las respuestas a las interrogantes de la existencia humana y la vida del mundo en la Tierra.

La configuración se mantiene porque es un método vivo que se adapta a las circunstancias, mejorando durante cada proceso. El Juicio Popular existe para premiar y estimular, impulsando el empoderamiento ciudadano. De manera que no está únicamente para castigar y sancionar. Está para corregir las fallas y enmendar los errores, a partir de la experiencia de la tutela y los resultados de la mediación entre las partes enfrentadas en un conflicto. Cada situación ofrece información que restablece la armonía convivencial.

Existe el inicio del viaje, el itinerario de la vida natural (con sus signos innatos exactos), pero el final, ¿cuál es? ¿Dónde está?.. ¡jamás hay un final! Es un proceso que nos acerca a la sociedad mejorada. Este es el punto. Nunca hablamos de un cambio, para darle la vuelta a la moneda, porque ya sea una u otra cara: seguirá siendo la misma moneda. Se trata de una alternativa, de otro paradigma, por ello mencionamos la quinta dimensión: el despertar de la vibración del alma humana. La meta es la comprensión de que la perfección no existe, dado que la vida está en permanente movimiento y siempre hay un aspecto o característica a mejorar. Un detalle que se advierte en el Juicio Popular dispuesto para estimular y ampliar el abanico de posibilidades, no solo para castigar y sancionar la falta. Enmendar el error, prever que no vuelta a suceder. Analizar la lección y planificar.

La pericia (maña) particular de los hombres y las mujeres, rápidamente se extendieron y originaron las Asambleas Ciudadanas que, ahora, disponen de su portavoz político en la POLÍTICA VANGUARDISTA de la democracia pura. Estamos impulsando una «autoridad humanizada» que regule las relaciones entre los ciudadanos y coordine las reglas aprobadas por todos desde la unanimidad de la necesidad y nunca más por el capricho interesado de un gobierno central instado por «los de arriba».

La política de «la vieja guardia» queda arrinconada en esta nueva etapa de la transición a una nueva Era para los seres humanos que se desembarazan de la vida miserable y la esclavitud. Hombres y mujeres con sus almas activadas, aplican la dinámica de la espiritualidad creativa de efectos prácticos inmediatos. El ACIMUT es la alternativa al actual sistema de control y dominación para la explotación. Se trata de una herramienta útil con vocación de servicio basada en los principios humanistas.

No se trata de vencer al enemigo. Se trata de relacionarnos con aquellos hombres y mujeres con los que tenemos afinidad y, desde la visión de la sociedad que se mejora a si mismas desde la base, recorrer el sendero invisible que se hace visible a cada paso acertado que damos. Paso que damos desde la sinergia, aunando esfuerzos, asumiendo riesgos, realzando actividades hasta la fecha censuradas o limitadas a unos pocos elegidos.

Los hombres y las mujeres, todos seres humanos por igual, disponen de los mismos dones naturales y, unos y otros son completamente diferentes en cuanto a sus atributos íntimos, entendidos como tesoros internos, esas habilidades y destrezas que no siempre ven la luz pública. Porque el Sistema coarta, coacciona, chantajea, corrompe. Por ello las escuelas alternativas hablan de necesidad y sentimiento, en vez de emociones y deseos. Se habla en las Asambleas Ciudadanas a partir de la sabiduría, en vez de los conocimientos de la educación obligatoria, porque han existido las experiencias directas, propias, de enseñanzas genuinas que le revelan al individuo su autenticidad. Estas características están presentes en el acimut comunal, donde no existe la ingeniería social. Está la identidad humana, en vez del monigote artificial que resulta de la programación y el adoctrinamiento del Sistema.

Todo hombre y mujer que nace dentro del laberinto de la ignorancia, nace esclavo, y se cría con las ilusiones del Sistema que refrendan sus familiares y luego los profesores en los colegios y los mayores que los rodean. Pero esta forma de asesinar «la mejor versión de uno mismo» llega a su fin con la aparición del acimut comunal. En las comunidades naranja, la pedagogía de las escuelas alternativas y las terapias holísticas de las asambleas ciudadanas dotan a los gestores públicos de argumentos y solicitudes para poder desempeñarse como portavoces de los habitantes del territorio.

Los niños de las comunidades naranja serán intrépidos y audaces porque han disfrutado de la inocencia infantil que resulta atrevimiento, de manera que las Asambleas Ciudadanas estarán llenas de líneas rojas que se transgreden, obstáculos que se saltan o se bordean, porque la introspección infantil ha favorecido que sus almas vibren y su voluntad consciente se expanda desde sus habilidades individuales y destrezas particulares.

Abrazarse por dentro y conciliarse con la energía es confiar en los propios atributos y descubrir los tesoros íntimos que nos son propios a cada uno. Más que razonar, sentimos, vibramos, emergemos con nuestra mejor versión y proyectamos el propósito vital en la comunidad. Somos seres que estamos en el momento presente para ser la mayor evidencia de nuestra humanidad y, nada puede contrariarnos o doblegarnos, mucho menos, la autoridad que únicamente muestra sus garras y su telaraña para atraparnos y devorarnos.

El acimut comunal habla de la potencialidad del individuo que expresa su totalidad, una vez aprende a reconocerla e impulsarla, para que su intimidad, su identidad innata, enriquezca el entorno desde su soberanía legítima que es inalienable. Esto es el empoderamiento ciudadano, la anarquía del alma que conecta con los principios humanistas que asientan las bases de la armonía convivencial. Una armonía convivencial que habla de empatía, de afecto y respeto y cooperación. Una cooperación sensible y generosa y espontánea que se instala en las Asambleas Ciudadanas Libertarias, en donde las cosas se plantean y se tratan y se organizan para ser aprobadas por el pleno del ayuntamiento que se conecta al Sistema, fieles a la legislación vigente. La ley que respeta al municipio y el gobierno local que administra las cosas del lugar. Un lugar autónomo donde el Juicio Popular Soberano se adapta a la peculiaridad de cada caso para su específica corrección, de acuerdo a la lección aprendida, enfocados en el prevenir y evitar nuevos casos y más repeticiones, eliminando el círculo vicioso del castigo y la sanción que jamás resuelven el problema.

El resultado final del acimut comunal es el avanza diario. Es que a diario se afronta la adversidad como una aventura interesante que protagonizar como héroes. Tomando el control de la vida y desempeñándonos con total libertad, favoreciendo que lo mejor de cada uno esté presente en la sociedad. Es posible porque los niños han entrado en contacto con su autenticidad, asegurando su carácter en las Escuelas Alternativas. Poniendo a prueba sus ideas y capacidades en las Asambleas Ciudadanas Libertarias. Se trata de un método para el desarrollo humano y espiritual, tanto como para el crecimiento filosófico y organizativo que se inscribe en la administración municipal. Los habitantes regulan su protocolos de acción para garantizar la armonía convivencial que no viene determinada desde un gobierno central alejado de la realidad cotidiana.

Existimos para protagonizar la aventura que escribimos nosotros mismos, y se traduce en el proyecto existencial, la misión de la vocación que se descubre tempranamente en las Escuelas Alternativas que luego, desde la Asamblea Ciudadana Libertaria y el Juicio Popular se traduce en hechos concretos. Acontecimientos que parten de una actitud natural que deviene conducta. Un gesto que es un acto singular que consigue una peculiaridad que nunca podía darse de otra forma. La dinámica de la creatividad espiritual de aplicación práctica es la propuesta del acimut comunal.

Transformar radicalmente la noción de relaciones convenientes y apropiadas es lo que se fomenta desde las Escuelas Alternativas, para garantizar que ya en la acción del Juicio Popular y la Asamblea Ciudadana Libertaria, las conclusiones que se extraen son mociones para el ayuntamiento que regulan la estabilidad del territorio. La primera y más esencial es la relación vital de uno, consigo mismo. El abrazarse por dentro, el acceder a la intimidad donde están los tesoros internos, es alzar la voz del alma en sociedad. Conciliarse con la energía capaz de vibrar es lo que hace que tomes consciencia de tu potencialidad.

Todas las relaciones que establecemos son únicas y fortuitas y, nunca deben ser interrumpidas por una institución. Jamás debe existir un árbitro que interfiera con leyes y normas y reglamentos que coartan la vibración de ambas almas. Si existe un intérprete o intermediario es señal de que algo falla y está errado. El Juicio Popular está para erradicar la equivocación, para evitar que algo se pudra o se colapse, corrompiendo a la comunidad. Entonces ¡sí! interviene la mediación y la tutela de la comunidad, en favor de resolver y saber. No ante la opción de la venganza y la humillación.. ¡mucho se gana!

La agenda ciudadana municipal transformadora la construimos juntos, cuyos pilares son las enseñanzas experiencias y vivencias en las Escuela Alternativa. Las capacidades manifestándose en la Asamblea Ciudadana Libertaria. Las mociones en el ayuntamiento para ratificar desde la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora las mejoras en la administración local que rige la vida del territorio. El debate para premiar y advertir las fallas que corregir desde el Juicio popular.

Las afinidades se armonizan en el Juicio Popular que existe para premiar y corregir, rectificar y garantizar la armonía convivencial. ¿Conoces una mejor forma de proceder?

Mientras un gobierno central insensible y despiadado que no entiende de amor y compasión sea quien organice las necesidades humanas, el error de planteamiento es más que obvio. Demuestra la demencia del sistema actual.

Más que continuar alimentando a «los agentes de la injusticia».. se trata de promover la Ley Natural. Enseñarla en las escuelas, para sembrar los principios humanistas. Posibilitarla en las asambleas, para configurar los hábitos, a partir del perfecto carácter que despliega dones y talentos. Corrigiendo cualquier desviación durante el juicio popular, sin que la institución tradicional interfiera. Vinculados a la mejora de los procesos, a las soluciones que reparan y evitan que vuelva a darse cualquier evento negativo desagradable dañino o perjudicial.

Acimut mantiene las puertas abiertas en todo momento en cualquier parte de su estructura organizativa para favorecer la incitativa y la autonomía. Hay que tener en cuenta que el Juicio Popular Soberano es quien supervisa al acimut comunal. Hablamos de un trabajo de equipo en familia. Todo está interconectado para evitar que se corrompa algún procedimiento por la negligencia o la irresponsabilidad. Nos mueve la excelencia humana.

Si quieres comprenderlo mejor: SABER MÁS SOBRE EL JUICIO POPULAR SOBERANO

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.