(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

DE DÓNDE VIENE EL GLOBALISMO TOTALITARIO

6 de abril de 20220

A lo largo de la presente década, atravesamos un período definitivo que deriva en otra cosa. En este sentido, el acimut comunal aporta su granito de arena para garantizar la excelencia humana y la creación conjunta de un mundo pacífico, para lo cual, determinamos que la evolución altruista que refleja los principios humanistas es el sendero invisible que se hace visible con cada paso que damos ¡utopía alcanzada!

Nos inclinamos hacia la bondad del ser humano, que situamos en el alma ciudadana. En los dones naturales y los talentos particulares que hacen a los hombres y las mujeres empoderarse para alcanzar la vida de las mayores capacidades. Descartamos los conocimientos impartidos por la educación obligatoria que ha demostrado ser adoctrinamiento. Desde el «abrazarnos por dentro» alcanzamos intuitivamente la sabiduría innata impresa en el ADN, así como en las células que guardan la herencia genética de miles de generaciones anteriores. El legado ancestral está siendo lastimado a base de tecnología excesiva. La voz interior debe escucharse ¡recuperando el diálogo íntimo! Ese contacto con los atributos que nos caracterizan a cada uno y son de gran valor para la comunidad.

Ha sido -la razón- la mente y el juicio del ego, lo que ha contextualizado una narrativa oficial que se aleja de lo natural, para darle espacio a lo virtual ¡artificial! siendo lo digital la autoridad que lidera el rango más alto. Pero la percepción del bien y del mal es algo innato para el ser humano, algo simple, sencillo ¡natural! para el individuo que no ha sido programado ni permanece teledirigido desde el piloto automático. Las fábricas de piezas que elaboran autómatas que encajan en la maquinaria que arrolla las almas humanas, sigue funcionando a todo gas. Por ello, luego de dos años de constante ultraje desde el globalismo totalitario y la dictadura digital, respondimos mediante la solución definitiva: acimut comunal.

La ley natural no impone nada. Tampoco niega nada a nadie. Su primera pauta es justamente el libre albedrío, y, de ahí surge la opción para el ser humano ¡el desafío! La posibilidad de consagrarse al arte de hacer posible ¡todo aquello que es necesario! El detalle vital está aquí: lo necesario lo determina cada uno, nunca una autoridad externa a nosotros mismos. Jamás un máquina o la Inteligencia Artificial, y, por supuesto, nunca viene marcado por la imposición del globalismo totalitario.

El globalismo totalitario de nuestra época, recuerda al fascismo, pero las armas de hoy son más sofisticadas, incluso invisibles. Por ejemplo, la dictadura digital que imponen los algoritmos en la Internet. El Nuevo Orden Mundial es desalmado. Sus practicas son inhumanas y despiadadas. Ningún «centralismo» debe pasar por el control y la vigilancia y el chantaje y los procedimientos coercitivos y expeditivos, con el único objetivo de asegurar la dominación, para que una élite abuse y explote al resto de la población mundial. Lo que sucede en nuestra historia moderna es mezquino, indecente, condenable, por lo inapropiado de la traición al alma ciudadana. Es la violación de los derechos humanos que ocasiona la esclavitud del siglo XXI.

La Ley Natural debe inspirarnos. Aprender a convertirnos en líderes naturales que trascienden en la comunidad, nos permite recuperarnos del asedio y la agresión, para darle una respuesta contundente a la situación actual. Tú puedes contribuir a acentuar la presión y el globalismo totalitario o sabotear la dictadura digital desde una reunión entorno a la hoguera bajo el cielo estrellado mientras cantamos y danzamos con el júbilo en el cuerpo, exento de tecnología.

El globalismo totalitario es un mecanismo que sirve para organizar a la sociedad civil de una forma autoritaria, que nos sitúa en el fascismo y la tiranía. Una nueva ciencia de la obligación que se impone desde arriba con el mensaje: Es por tu bien y para el bien general. ¿Cómo puede ser para el bien general si parte de una elección exclusiva unilateral? Decisión que proviene de una pequeña élite que es grandiosamente insensible, cruel, siniestra, desalmada, que ilustra un mensaje atractivo con un lenguaje ambiguo que resulta contradictorio, porque tergiversa los conceptos y los símbolos y los valores para que la población se trague el relato.

La vida digna a plenitud de facultades es una opción que se desenfoca cuando hay un globalismo totalitario que constantemente empuja y zarandea. Se desvanece la oportunidad si falta el compromiso particular para defenderse uno mismo. Se elimina voluntariamente la oportunidad, al rechazarse la responsabilidad del propio devenir y el acontecer que forja nuestro destino.

La política «de la vieja guardia» únicamente le interesa a la élite que la utiliza como instrumento para asegurar el globalismo totalitario. Sin embargo, la política VANGUARDISTA les interesa a quienes protegen su integridad física y espiritual. A quienes defendemos los dones naturales y los talentos particulares por encima de los derechos amprados por la ley que rige la visión de una autoridad arbitraria. El acimut comunal incumbe a los seres humanos, importa a los hombres y las mujeres que se expresan para emerger con su totalidad, transcendiendo en la sociedad que defienden con sus decisiones, y la definen, con sus actuaciones.

Si esperamos a que el globalismo totalitario se apodere del sentir de todo rincón del planeta, la esclavitud será completa. El código QR en el dispositivo electrónico es un buen ejemplo, dado que te desactiva y te quedas fuera, si haces algo contrario a sus designios y disposiciones.. ¡con apretar una simple tecla! Es más.. sin que deban estar pendientes de apretar ninguna tecla porque ya se encargan los algoritmos de realizar esta función.

Hoy el Estado controla a toda la sociedad de un país, los gobiernos vigilan a su población. Se quedan con una parte de sus ingresos. Incrementan el precio de los productos con un impuesto adicional. Obligan a declaraciones anuales para asegurar más pagos.. ¡nadie se queja! Pagan un interés a los bancos, pero se rescata a los bancos. El ciudadano salva a los bancos con sus impuestos y los desahucios dejan en la calle a familias enteras que son desalojadas por impago de la hipoteca, con la ayuda de la policía, que está para proteger al ciudadano del delincuente. Pero se protege al delincuente que se apodera de la vivienda.. ¡y no pasa nada! Pero es demasiado lo que está en juego. Vienen más vueltas de tuerca.

Es una escalda exponencial que no se detiene. Hay que reducir la lucha por el poder e intensificar el desarrollo humano y espiritual. De eso va el acimut comunal. No es una revolución armada. No es una rebelión violenta. Es la evolución altruista que opera en las leyes de la Ley. Una Ley que hasta la fecha ha permitido el abuso de poder de una autoridad arbitraria amparada en incoherencias y engaños y manipulación. Pero la integridad del ser humano que crece sano y pacíficamente, sin restricción ni coacción ni amenazas y chantajes, aprende a desenvolverse desde la dignidad y la libertad, el amor y la verdad, la virtud y la ética que se plasman en las relaciones. Las relaciones del individuo con la sociedad. Las relaciones de la sociedad con el individuo.

El marco que dibujamos mantiene ventajas y logros y beneficios a corto y medio y largo plazo. Es una transformación suave y sutil, que modifica al frío metal, descubriendo el calor humano social. Desplaza lo sintético y el plástico, al chip y las ondas electromagnéticas, para dotar de vibración al devenir del mundo en el que participamos a plenitud de facultades.

Mientras la autenticidad sea sustituida por una identidad que te otorga el sistema, el estado, la tradición cultural, la rutina familiar, la programación institucional.. la vida natural del ser humano a plenitud de facultades.. ¡es imposible! Mientras la autonomía del ser humano y la soberanía individual del ciudadano estén secuestradas, se perpetuará el globalismo totalitario, cuyo régimen siniestros es cruel y despiadado, porque es insensible y no sabe de compasión. Porque la inteligencia fría permite comportamientos atroces, pero sobre todo, por la ignorancia del alma que vibra con toda su energía.

El globalismo totalitario descansa apaciblemente y con total impunidad detrás del escudo de la violencia de la autoridad arbitraria. Podemos elegir secundarlo y colaborar, obedientemente, sometidos y dominados, resignados y ultrajados.. ¡humillados! Pero también podemos elegir sabotearlo creativamente, con una sonrisa intrépida que señala la audacia del ser humano que no renuncia a su vibración interna.

El globalismo totalitario es la negación del derecho de los ciudadanos a satisfacer sus necesidades existenciales. Se trata del asesinato del propósito vital. Consentirlo es una forma de autosuicidio, además de una condena a los hijos y nietos y las generaciones venideras.

La situación actual de nuestro sistema de vida requiere de la dinámica espiritual que logra aplicarse para alcanzar la excelencia humana. La energía vital que se refleja en los órganos que organizan y regulan la civilización. Corrige las fallas y responde a las necesidades actuales de una sociedad despierta y consciente de sus atributos. La solución al globalismo totalitario que limita la innovación social está suscrita en el acimut comunal.. ¡en el alma ciudadana! En los dones y talentos de los hombres y las mujeres. No en las leyes y los organismos internacionales y las élites que han olvidado el amor.

La comunidad naranja se resiste al cumplimiento de las leyes injustas y las restricciones que no comprende por su incoherencia. Para el globalismo totalitario y su tiranía digital, la resistencia es ¡ilegal! Por ello la presencia del acimut comunal en la administración local, para gestionar legalmente, toda necesidad de la realidad territorial, en base al derecho que se funde con la ley natural. Ahí yace la salvación de la dignidad y el libre albedrío del ser humano. Todo lo ilegal necesita integridad, tratamiento institucional, seguimiento gubernamental y burocrático. Pero sobre todo: honestidad y coraje de parte de los representantes del territorio ¡habitantes! como ellos y ellas, afectados y beneficiarios de sus acciones legislativas municipales. Virtud y ética en los gestores públicos que no pertenecen a la política de la vieja guardia. Que no participan de las maquinarias de contabilidad de votos de las formaciones clásicas y tradicionales que han quedado obsoletas en la nueva era.

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.