(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

Si nada sabes sobre la Ley Natural (algunas nociones básicas)

24 de abril de 20220

¿Se trata de una moda pasajera o de un concepto antiguo?…

La ley natural es tan ancestral como queramos, dado que es el reflejo de los grandes asuntos. Ley natural es la gravedad, por ejemplo. Pero también es ley natural aquello que solía denominarse «sentido común» y que hoy es el menos común de los sentidos: saber qué está bien y qué está mal. ¿Necesitamos de un gobierno lo señale? ¿Muestran los colegios de educación obligatoria en sus programas de enseñanza lo que es bueno y lo que es malo?

Existe una LEY. Se trata de la ley verdadera. Vinculada a la Naturaleza. Conforme a la energía vital universal. Presente en las galaxias y los planetas y en cada ser vivo de la Tierra. Una dinámica acorde consigo misma, atemporal, inmutable, universal. Inalterable por los gobiernos y el sistema que rige el mundo de los seres humanos de la Tierra, así como las leyes jurídicas redactadas por los hombres y las mujeres.

Ignorar esta LEY es un sacrilegio. Menospreciar esta ley eterna de la naturaleza, es un grave error de consecuencias fatales. ¿Por qué no se enseña en los colegios? La ley natural es el mejor maestro, es la soberanía de los seres vivos que vibran. Sin embargo, los ciudadanos de nuestra civilización no se alinean con la ley natural. No la comprenden.. ¡porque la desconocen! La naturaleza humana es un secreto para los ciudadanos de nuestra época.

La distancia del individuo respecto a la ley natural implica el embrutecimiento de los seres humanos. La condición «humana» deja de serlo porque se arrincona el alma, por lo que se suceden una serie de actos y acontecimientos «desalmados». Sin la presencia natural de la energía que da vida a todo lo que un ciudadano es capaz de intuir y percibir, imaginar e inventar, concebir y establecer como actitud y conducta que deviene en el existir.

Cuanto menos respeto y afecto le tengamos a la ley natural, más distanciados estamos de la plenitud. En la actualidad, los individuos en general, están dejando de comportarse como seres humanos y se acercan más a la posición del autómata teledirigido. El exceso de tecnología y la adicción a los dispositivos electrónicos pone el futuro de la especie en manos de la Inteligencia Artificial.

Despreciar la ley natural es despreciarnos a nosotros mismo, a la ética de la virtud humana, a los dones naturales que se nos regalan al llegar a la Tierra. Dado que los seres vivos están dotados de la posibilidad de su vibración energética, así pues, el tesoro más valioso son los atributos cósmicos que se despliegan en forma de talentos particulares. Las destrezas y las habilidades singulares que nos caracterizan a cada uno, deben de reflejarse en la comunidad. ¿Sucede en nuestro modelo de civilización occidental?

Por ello es que el acimut comunal se presenta públicamente para ofrecer un esquema ágil y flexible que canalice los principios humanistas en las áreas de relación e interacción de los seres humanos que habitan un territorio. Desde el aunar esfuerzos para la evolución altruista. Pasando de la expresión «políticamente correcto» a la acción directa del «humanamente adecuado» y «naturalmente apropiado». Así es como se alcanza la excelencia humana y la existencia en la Tierra a plenitud de facultades. La dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica es lo que distingue a las comunidades naranja que se alzan para transgredir al sistema que falla. Corregimos los errores, regresando a lo natural, lejos de lo artificial y lo virtual, para disfrutar juntos de la armonía convivencial en el mundo saludable y pacífico.

¿Para qué has nacido?… No es algo que te ayuda a responder el sistema que rige las cosas del mundo. Al globalismo totalitario y la dictadura digital no le interesa la reflexión profunda o que entiendas el sentido de la vida. La ingeniería social de los algoritmos está presente en la actividad ciudadana para evitar la introspección del «abrazarse por dentro» para conciliarse con la intimidad. La identidad de la esencia genuina que es la autenticidad. La autonomía del libre albedrío que es la soberanía individual.

En las Escuelas Alternativas del acimut comunal se indaga en el Propósito vital, tanto como en el Proyecto existencial que el mismo interesado y protagonista alcanza desde la voz interior, para proyectarse en su comunidad a plenitud de facultades desde su carácter formal. Nunca desde la personalidad manipulada fabricada por el adoctrinamiento de la autoridad arbitraria que instruye en los colegios las informaciones que procesar memorizar y recitar.

Los habitantes deben vivir según su naturaleza, en armonía con la Naturaleza, la vivienda que nos acoge: la Tierra. ¿Para qué sirves? ¿Con qué clase de actividades disfrutas? ¿Qué es lo que tú haces mejor que otros? ¿Cuál es tu vocación?

Hay siempre una actividad que fluye espontáneamente y de manera natural, que sin embargo, suele agarrotarse porque uno mismo la ahoga por no ser rentable y productiva, analizada desde el temperamento materialista y la ganancia económica, el éxito y la fama ¡tonterías! Vibrar es expresarse. Vibrar es emerger con toda la potencia innata. Desplegarse, para trascender completamente. ¡Expandirse! El ánimo y el propio aliento ¡el entusiasmo! ¿Dónde queda? ¿Dónde está la iniciativa particular?

Mientras late el corazón y puedas recuperar tu consciencia, dispones de la oportunidad de regresar al sentir natural de tu ser, como ser humano que actúa con humanidad bajo el propio influjo, ajeno a los dictámenes de la ficción jurídica de un sistema corrompido. ¿Eres cómplice de las cosas del mundo? ¿Eres un artista que protagoniza su existir?

Sensibilidad en vez de frialdad. Compasión en vez de egoísmo. Bondad en vez de codicia. Amabilidad en vez de violencia. Son cuestiones simples que no se practican, ¿por qué? De nuevo la ingeniería social para embrutecer, pues ya en los colegios oficiales se fomenta la competición y se impulsa la mente y la razón como armas para la distancia espiritual. ¿Así le corresponde actuar al ser humano?…

El acimut comunal se enfoca en la voluntad consciente como punto de partida. Nadie hace lo que no quiere realizar, no hay imposición ni coacción, sólo amor y verdad. Confianza en los principios humanistas: la consciencia de unidad, la empatía y la fraternidad, el apoyo mutuo y la ayuda recíproca, el bien común y la alegría que se comparte. Compromiso con los principios que humanizan a la comunidad. La acción directa de la responsabilidad traducida al devenir en el que se actúa como artista protagonista desde el propio guion.

El vocablo «autoridad» tiene su origen antiguo en el concepto de autor. La autoridad crea el entorno y la forma de relacionarnos con ese entorno. El entorno actual y «las cosas del mundo» que promueve la autoridad, ¿son creaciones buenas? ¿Pueden mejorarse los resultados de la vida en la Tierra? ¿Deben corregirse algunas fallas? Tienen que hacerlo quienes nos han llevado hasta las puertas del abismo.. o deben hacerlo los mismos afectados, hoy, víctimas del abuso de poder, ¿qué opinas?

Cuando los hombres y las mujeres no actúan conforme a su palpitar interno, sometiéndose a los dictados de otro individuo, entonces, actúan contra sí mismos, agrediéndose, lastimando su dignidad y perjudicando su libre albedrío. Cuando los ciudadanos se someten a las instituciones y las máquinas, renuncian a su divinidad, a su consciencia y capacidad de obrar como artistas protagonistas del devenir. Así aceptan el acontecer de la influencia externa que degrada al alma a la nada. ¡Pero el alma lo es todo! En ella está nuestra totalidad, así como el devenir innato ¡intacto! En estado latente, aguardando.

El hecho de que por décadas se ha anulado a la ley natural de parte de los estamentos que regulan la vida del mundo, no significa que carezca de validez. La ley natural está por encima del Sistema y los Estados y las Religiones. La ley natural concibe los dones, en vez de los derechos que el hombre y la mujer enajenados de sí mismos, se han inventado para forjar la desigualdad. El abuso para la explotación y la esclavitud de la mayoría de la población, de parte de quienes ostentan el cetro de la autoridad.

La decisión siempre es individual, un acto intransferible que nadie puede tomar por otro. Sin embargo, cuando el recién llegado alcanza los barrotes de la cuna e intenta mantener el equilibrio, lo que ve, es lo que copia. Los niños que gatean y logran caminar, lo hacen copiando a sus mayores. Ignoran la ley natural porque están en un laberinto que levanta muros a su alrededor. Abandonan sus atributos naturales y la potencialidad de su ser porque crecen ¡hechizados! por las ilusiones del sistema que fabrica piezas exactas que encajan en la maquinaria que arrolla las almas. Es una realidad que cada vez se inscribe con mayor violencia a temprana edad, basta con ver a los pequeños ciudadanos con sus dispositivos electrónicos que los alejan de la vibración de su genuina esencia.

Todos los seres humanos nacemos iguales. Pero no todos pueden comportarse de igual manera, dado que la ficción jurídica establece las distancias: víctima y verdugo. Formas parte de «la autoridad» o formas parte de quienes la obedecen como súbditos cautivos y lacayos. Este es el punto de partida que el acimut comunal rompe para que la ley natural ocupe su lugar óptimo. Dado que la condición humana es la misma para todos (no tiene sentido el rey o el papa). Un uniforme o un premio o un arma.. ¡nunca deberían ser elementos que distancian!

La energía es innata, está intrínsecamente vinculada a cada ser vivo, y, es inalienable. Pero la posibilidad de que la energía vibre, tiene que ver con factores que se inculcan a temprana edad. Los rasgos del carácter natural se diluyen conforme la cultura y la narrativa oficial se impone en la infancia. Se desenfocan los tesoros internos y se adoptan criterios externos, tendencias y corrientes de opinión que anulan lo singular del individuo ¡indivisible!

La naturaleza del ser humano es siempre la misma. Lo que cambia es su comportamiento. Varía su desempeño, en función de la fuente de la que bebe. El sistema actual es una fuente envenenada, puesto que fomenta la anestesia del alma. Intoxica la energía natural del ciudadano que sin darse cuenta ¡la ahoga! Porque está entretenido, distraído, ocupado en cuestiones insignificantes y frívolas.

El ser humano será «humano» cuando entienda su potencialidad y se empodere. El ciudadanos será «humano» cuando comprendiendo su naturaleza, confecciona las actitudes que derivan en la conducta que elige, al margen de regulaciones e imposiciones que vulneran su condición legítima como individuo soberano. El exceso de ordenamiento jurídico no ha existido para el orden y la paz. Ha existido para fortalecer el orden de la vigilancia y el control que somete a los ciudadanos. Este sistema apenas tiene unos trescientos años.

El primer punto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos señala que nacemos iguales y en igualdad de derechos ¡falso! Inmediatamente se vulneran, desde el mismo instante que se mantiene a la monarquía en algunos países. Si «debemos comportarnos fraternalmente los unos con los otros» .. ¿por qué hay guerras? ¿Por qué los que mandan abusan de los demás? ¿Por qué el Papa vive rodeado de opulencia en el Vaticano?

El último punto deja firme constancia de que no se confiere derecho alguno al Estado o grupo o persona para violar los derechos humanos establecidos y redactados en la Declaración. Sin embargo, la autoridad se impone arbitrariamente a través de las leyes, los uniformes y las armas burocráticas institucionales. Los gobiernos de los países actúan de espaldas a sus ciudadanos. Una élite actúa por encima de los hombres y las mujeres, para humillarlos y explotarlos. Incluso asesinarlos impunemente.

Como anécdota, un compañero de estudios con el que jugábamos a la hora del recreo en el colegio, me guardaba rencor porque la chica que le gustaba, estaba más interesada en mí. Nunca soportó que me eligiera a mí. Tampoco le agradaba que yo corriera más que él durante las carreras de atletismo. Veinte años después, un oficial de policía me detuvo y me multó por cruzar la calle a dos metros del área marcada para el peatón. Era él. ¿Había cometido un grave delito? ¿Puse en peligro la vida de otras personas? ¿Hay que respetar el semáforo en rojo cuando en la madrugada no hay tránsito?

Si un juez te condena a una multa y no quieres pagarla porque consideras que la norma es injusta o absurda, ¿debe pagarse por obligación? Según el artículo 1 todos somos iguales. El policía o el juez pueden argumentar que representan al Estado. Pero el artículo 30 señala que ningún Estado puede vulnerar los derechos de la Declaración Universal. ¿En qué quedamos?…

Ningún Estado puede quebrantar la ley de la gravedad, y, del mismo modo, ningún Estado debe poder agredir la dignidad y el libre albedrío del ser humano. Pero el ciudadano-autómata del sistema ¡NO ES HUMANO! Así lo demuestran los hechos cotidianos en nuestra época. ¿Dónde está la trampa?…

El artículo 6 detalla que «Todo ser humano tiene derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica». Atentos al detalle PERSONALIDAD, de persona. Persona proviene de la antigua Grecia «per» .. «sonar» para sonar y hacerse escuchar. Era la máscara que los actores se ponían en el escenario para que todos pudieran oír lo que se decía. La personalidad jurídica es la clave, pero cuidado, porque habla de que «se tiene derecho». Por consiguiente, nunca se trata de una obligación. Se trata de una opción libre.

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.