(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

LA AUTORIDAD SIN MALDAD DESDE LA SENSIBILIDAD

10 de mayo de 20220

Hemos acuñado el lema: humanizar la autoridad. Pero, ¿qué es exactamente la autoridad y cómo funciona en realidad? ¿Sirve al pueblo o solamente favorece a quienes mandan? ¿Existe una autoridad verdadera en las manos de la población? Hoy más que nunca, debe revisarse esta palabra y comprender su significado.

A continuación unas pinceladas que hablan de dignidad y libertad. Afirmo que es absurdo «humanizar a los seres humanos». Señala que es una incoherencia total, dado que los seres humanos, ya lo son, humanos, sensibles, conscientes, y añade, que otra cosa es pretender humanizar a las máquinas y los androides, en clara referencia al transhumanismo.

El presente libro advierte de la corriente de pensamiento que habla de humanizar a las personas. Sostiene que las «personas» no son seres humanos. Son ciudadanos prefabricados por el Sistema, individuos corrompidos por la doctrina de las instituciones que se ocupan de «matar» la humanidad de los hombres y las mujeres del planeta.

Intentamos que las ideas sean reveladoras, pero sobre todo, que clarifiquen perfectamente la expresión «humanizar la autoridad» acuñada desde el altavoz social que resulta la comunidad naranja que derivó en el acimut comunal durante el año 2020.

¿Quién mantiene la autoridad del Sistema en la actualidad?…

Desde el pasado mes de marzo del 2020, es público y notorio que hay un Gobierno Central Global, cuyas sucursales operativas son los distintos gobiernos de los países del planeta. Independientemente de sus ideologías y colores políticos, todos los países acatan las mismas directrices que se aplican a la población mundial. Se trata de la «civilización obligada» que inició su escalada exponencial desde la aparición del arma militar: Internet.

La red de Internet que apareció como signo de libertad y fuente de conocimiento, tenía la intención de convertir a los ciudadanos en adictos usuarios. El interés se centraba en construir una telaraña metálica invisible en la que se atrapa a los seres humanos. El aumento de la Inteligencia Artificial, ¿es un progreso?

Los algoritmos y la Big Data, son la constante robotización y estandarización de los procesos que van dejando afuera de la ecuación a un sin fin de posibilidades. La permanente mecanización de los hombres y las mujeres deforma la humanidad de las relaciones. La tergiversación del sentir que afecta desde las ondas electromagnéticas y el mundo virtual, aparta el contacto y el afecto en el trato, alejando la fraternidad. Se retira la opción de la cooperación, en favor de las máquinas que están interconectadas a través de satélites y wifis.

Mencionar al «sistema» como el modelo gestionado desde la elección de la autoridad de parte de la población, que pasa a ser la representación de los ciudadanos.. ¡es una falacia!

El actual Sistema es la obligación de obedecer incluso leyes injustas. Las decisiones que repercuten en el destino de nuestro planeta y en el conjunto de la especie humana, están en manos de corporaciones industriales y organismos internacionales y.. ¡gente perversa y sin escrúpulos con una visión siniestra de la vida y el mundo! Gente que no tienen el permiso expreso de la ciudadanía. Tampoco disponen de la calidad humana necesaria para ejercer semejante labor. Pero mantienen la autoridad para realizar actividades que están matando la belleza del ser humano, tanto como la naturaleza de la Tierra.

Son expertos en la maldad. Expertos en la codicia y el ego. Expertos en la vanidad y la crueldad. Sus elecciones y procedimientos son del todo cuestionables, dado que resultan siniestros y depravados. En modo alguno pueden simbolizar los anhelos de la población. La ciudadanía planetaria coincide en que la mayoría de las cosas que suceden a diario, son mejorables, desde el punto de vista de la humanización. La sensibilidad y la compasión. La consciencia que no es negligencia.

Pero se camina hacia el transhumanismo y los implantes tecnológicos en los cuerpos de los ciudadanos. La automatización ha sido la regla en las últimas décadas. Se aplaca toda expresión de autenticidad y se decreta lo «normal». Sin embargo, lo normal es una anormalidad en sí misma. La igualdad que menciona el Sistema, no es la igualdad de oportunidades para todos los seres humanos en la Tierra. Tampoco es la imparcialidad ante los dones humanos, respetándose el abanico de posibilidades ante la pluralidad. Solamente se habla de la «diversidad» que la autoridad plantea, justamente, para aniquilar la frescura plural de los dones naturales. Precisamente para darle espacio a sus creaciones, resultado de la ingeniería social que se cuela por las grietas del ciberespacio.

La principal tarea de la autoridad, debería ser orientar y socorrer, defender y proteger, organizar para asegurar el bienestar general. Pero en vez de sugerir, impone. Presiona y amenaza con penalizar. Empuja hasta el callejón sin salida. Entonces persuade.. o castiga el incumplimiento de lo ordenado. Aunque lo ordenado sea absurdo. Algo que daña deliberadamente. Porque la mayoría de normas y reglas existen para perjudicar.

La naturaleza de la autoridad es saber todo lo relacionado con su campo de acción. ¿Cuál es el campo de acción de la autoridad? La naturaleza del ser humano es desplegar sus dones y talentos.. ¡sin interrupción o intromisión! La «humanidad» del ciudadano es un principio creador que organiza la manera de existir en la sociedad. La humanidad de los hombres y las mujeres es el fluir de su energía en las actividades que desarrollan. Pero las actividades a desarrollarse en la sociedad de hoy, están intervenidas por la autoridad que castra la humanidad de los ciudadanos, anulando la esencia misma de su regalo a la especie.

El campo de acción de la autoridad es someter a los subordinados bajo el reglamento diseñado.. ¡para su obediencia! La autoridad del Sistema nunca diseña actividades para el bien común y la ayuda recíproca y el apoyo mutuo y la alegría compartida. La autoridad del Sistema se aleja de la consciencia de unidad, del aunar esfuerzos, de la cooperación y la sinergia. La autoridad del Sistema grita: «Haz esto, así, porque yo lo digo». Sin tomarse el tiempo de explicar si es favorable y conveniente, porque en la mayoría de las ocasiones, únicamente beneficia a la élite. Además del círculo de mandos intermedios y soldados del Sistema responsables de que la maquinaria funcione. Pero las ventajas para los seres humanos.. ¡son nulas!

Comienza por algo tan inofensivo en la escuela, cuando en la clase de artes plásticas la profesora le dice a los alumnos «Dibujen una flor en su cuadernos». Entonces añade: «Una flor como ésta» y pone encima de la mesa una margarita. Los niños podían haber imaginado un tulipán o una rosa verde o un cactus sin espinas. Pero deben someterse a la visión específica pautada por la autoridad, alejados de su intuición e imaginación. Se cuarta la expresión y se restringe la manifestación. Así nos vamos hasta los desplegables de las opciones en Internet, que te dan a elegir, como ofreciéndote libertad de ejercer tu voluntad, pero no hay una pestaña que indique «otra manera» o que diga «propón tú una alternativa». La informática son aplicaciones cerradas, abiertas por detrás. Todas contienen puertas traseras para los fabricantes, para que entren y salgan libremente y sin el conocimiento del usuario, pero con toda la información relevante. Sin embargo, las máquinas y los algoritmos nunca saben distinguir entre el dato cierto y el dato falso. Nada saben de consciencia e intuición e imaginación, pero pueden mentir y engañar y concebir velozmente el computo de informaciones que pueden haber sido condicionadas y preparadas para dar resultados del tipo: 2 + 2 = 5.

Lo que aparece en la cabecera de las listas de los buscadores, jamás representa la única opción. Sin duda se trata de las opciones elegidas por la Inteligencia Artificial. Aquello que interesa a los programadores y diseñadores del software que cumplen con las exigencias de quienes financian y patrocinan. Pero la vida es una substancia en movimiento que transpira y evoluciona, y, lo que está suscrito en la Internet, son tan solo conocimientos. Una serie de datos que deben añadirse a las máquinas, para que puedan computar los datos. Contar y calcular probabilidades. Pero los dispositivos electrónicos, son incapaces de crear nada por sí mismos. Aunque van acomodando sus algoritmos en función del aprendizaje entre las máquinas. Máquinas que alteran la redacción inicial de sus perpetradores y promotores consiguiendo una variante desconocida. Máquinas que son incapaces de soñar otra flor, que no sea la inscrita en su disco duro y el sistema operativo.

De manera ilimitada y sin control humano posible, la Inteligencia Artificial mantiene el gobierno de la información en la Tierra. Internet ejercer el mando del mundo virtual que pasa a ser una realidad cotidiana suprema, aunque parte de una simulación. Un espejismo. Una colección de apariencias. Distracciones y entretenimiento que nubla la mente y condiciona, con tendencias y corrientes de pensamiento único, que preparan perfectamente el enfrentamiento constante entre dos bandos o varios grupos.

Hay mucho desconcierto en la red de Internet, por la innumerable cantidad de noticias falsas. La confusión y desorientación de la población mundial, nunca antes había tenido tal magnitud. Porque al Sistema le interesa el caos. Un caos que permite la institucionalización permanente del engaño y la mentira que afirma «Solo el gobierno puede resolver y corregir». Dado que los gobiernos son títeres y comparsas de la autoridad superior, artífice del daño y perjuicio que requiere de la urgente solución. Cortinas de humo provocadas para implantar las nuevas medidas, con la excusa de que son acciones encaminadas a salvar.

Que el «sistema» siga asociando a la autoridad con el poder del Estado que rige y dictamina leyes y reglamentos y protocolos de narrativa oficial, es un posicionamiento del todo ingenuo. Propio de las víctimas de las ilusiones del Sistema. Propio de los ciudadanos que habitan el laberinto de la ignorancia. Porque los únicos realmente dotados de poder suficiente para ejercer la autoridad total, son los organismos situados por encima de la pirámide del mando que conocen los ciudadanos.

Los hombres y las mujeres del mundo, entienden que la autoridad es jurídica. Que pasa por los policías que persiguen a los criminales y los juzgados donde se dictamina la cárcel o la absolución de culpabilidad de parte del árbitro. Pero la autoridad es la obligación de obedecer la traición a la humanidad del ser y sus dones naturales que jamás caben en un papel o un certificado o la redacción de una ley. Sin embargo, se imponen las palabras que se determinan correctas para definir la obligación. Un malabarismo de criterios y conceptos que como el mago, crean el hechizo que oculta el truco y la trampa que hipnotiza.

El dinero es una trampa. La justicia es una trampa. La educación es una trampa. La cultura es una trampa. Toda expresión del ser humano que se intente enmarcar en un cuadro concreto.. ¡es una trampa! El fraude de la autoridad que se impone para organizar las cosas, según la forma de quienes organizan, de espaldas a los demás. El Sistema actual corrompe al ser humano, asesinando la humanidad que caracteriza a los ciudadanos sin máscara. Todas las personas que se desembarazan de sus monigotes virtuales, tienen una oportunidad en las comunidades naranja y el acimut comunal. Despertar y tomar consciencia es un deber nacional, un propósito legítimo para impulsarse hacia la soberanía individual.

La autoridad actual es abuso de poder y chantaje y amenaza por disponer de las armas suficientes para erradicar cualquier rebelión o revolución. Sin embargo, la más poderosa de todas las armas es la energía humana que vibra. El poder absoluto del ser humano, está situado en su alma. El alma sabe de bondad y de la verdad del amor en libertad. Pero no comprende la violencia y la codicia y el ego y la arbitrariedad.

El Sistema reduce todo a un círculo cerrado, a la tercera dimensión. Pero está la posibilidad del espiral, del vibrar en la quinta dimensión. Es una perspectiva diferente. Una alternativa disponible. Porque la salud.. ¡también es otra inmensa trampa!

El organismo vivo que malvive, es un organismo insano o poco saludable. Cada ciudadano es una célula del organismo vivo llamado especie humana. Pero la humanidad de los seres humanos, sufre una permanente lesión. Nuestra civilización padece una grave enfermedad. Se trata de la traición a la genuina esencia del individuo. Una agresión provocada por la influencia del Sistema en los niños y adolescentes y jóvenes, que una vez en el mundo adulto, son como plantas que crecieron torcidas y, ya en su madurez constituyen gigantescos árboles robustos imposibles de enderezar. A menos que se produzca el segundo nacimiento. El abrazo interno que concilia la energía del alma con el cuerpo.

Ejercer la excelencia en la vibración, pasa por comprender que los medicamentos, todos tienen efectos secundarios. Pasa por entender que la industria farmacéutica, prefiere enfermedades crónicas que remedios que salven vidas. La llamada «salud» del Sistema nunca cura. ¡Esclaviza!

Situarse en la órbita adecuada, sería por ejemplo, que en vez de pagar por ingerir medicamentos que matan lentamente, se abonara una cuota mensual por mantenernos sanos y saludables. Con claros destellos de alegría en los rostros agradecidos. ¿Se imaginan? Es una simple reorientación de algo básico. Pagar por estar sanos y no pagar si enfermamos. Entonces, las farmacéuticas se esforzarían por cuidar y mimar a los seres humanos. Egoístamente, por supuesto, nada más para garantizar el flujo de ingresos mensuales. Pero si se premia la salud, en vez de la enfermedad, ¿quién gana?

Es desde la salud medicada que inicia la intoxicación de la especie humana. Por tal razón llaman «pacientes» a quienes quedan atrapados en una enfermedad. Un protocolo médico organizado para la pasividad con paciencia, fe y esperanza. El enfermo manso y doliente se somete al criterio del doctor que en realidad, nunca puede saber con certeza, dado que cada ser humano reacciona de diferente manera. Pero impera el dictamen, según las estadísticas que encorsetan las vidas como curvas y líneas en una imagen. Datos que son el reflejo de la capacidad de sufrir y tolerar desgracias y adversidades y molestias que en verdad, son ofensas y agresiones permitidas por tratarse de la «autoridad en la materia». Solo porque un pedazo de papel llamado título académico, equivale al comprobante que señalada que el titular, ha seguido el patrón y la doctrina del Sistema. Sin quejarse ni rebelarse ante las ideas con las que no concuerda, sometida su iniciativa.. ¡ultrajada su convicción!

Los «enfermos» esperan con la tranquilidad de la promesa de mejoría que siempre se retrasa. ¿Quién inventa las enfermedades? ¿Por qué cada vez hay más y más variantes, para las enfermedades ya existentes? ¡Obvio! Vender un mayor número de productos, esa es la premisa. Pero sobre todo, el hacer dependientes a los ciudadanos, a través de las drogas certificadas como saludables y legales de parte de la autoridad experta: la industria propietaria del negocio. Para que los hombres y las mujeres dejen en manos de productos químicos, lo que el organismo humano puede resolver sin artificios. Porque la salud natural es gratuita, y no precisa de laboratorios y científicos y fábricas de productos envasados que vierten sus residuos al río que también infecta a los peces que luego se sirven en las mesas de los comensales. Basta con el terapeuta holístico o la abuela y sus remedios ancestrales, además del respeto a cualquier forma de vida y el amor a la casa que nos acoge.

No hay vida sin salud. Pero la vida de hoy, ¿es una vida saludable? Los hábitos y la alimentación que se ingiere, porque es la única colocada en las estanterías de los supermercados.. ¿envenena? Nunca intoxicaron los productos de los campesinos artesanales que ofrecían los resultados de la tierra tratada con afecto admiración y agradecimiento. Pero se eliminaron a los «artistas» de la alimentación que ejercían la noble actividad. Se mandó arrancar las cosechas. Lo hizo la autoridad «del medio ambiente», premiando con indemnizaciones o lastimando con multas a quienes no siguieran la orden amparada en tontas explicaciones gubernamentales y tratados internacionales.

La SALUD es un estado de completa armonía íntima y colectiva. Jamás es el bienestar físico y mental y emocional de un sujeto aislado. Es imprescindible el sosiego y la serenidad que permite ser.. a la energía que habita los cuerpos humanos. La dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica, es fundamental para el equilibrio del ciudadano, así como para la civilización en la que participa. Pero la autoridad del Sistema estropea el diálogo interno y la conversación fluida con el alma, que no logra expresarse en su totalidad. La potencialidad de cada individuo es en sí misma la expansión de la especie. Pero los dones y talentos individuales, están siendo mutilados cada vez con mayor violencia y frecuencia. Por lo que toda manifestación constructiva para la comunidad, carece en la actualidad de la oportunidad de sumar a la sociedad.. ¡porque la autoridad interfiere!

Hay algo más valioso que la inteligencia avanzada que crea elegantes formas de maldad. La sabiduría del alma humana contiene la energía vital imprescindible para la plenitud. La civilización que es capaz de encauzar los talentos particulares del individuo que forja su carácter en la intimidad, en vez de la máscara fría y metálica auspiciada por los dispositivos electrónicos y la tecnología que da proyección al monigote diseñado desde la ingeniería social, evita la estructura corrompida por la demencia del exceso de mente y ego que da forma al sistema actual. Entonces sucede que el sentir natural del ciudadano comprometido con la armonía convivencial, protagoniza los cimientos del mundo saludable y pacífico y solidario que contribuye a crear. ¡Fantástico!

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.