(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

CÓMO SE ORGANIZA EL CONSEJO DE JÓVENES

31 de julio de 20220

El presente documento es una INTRODUCCIÓN que funciona a modo de prólogo. Falta incorporar el contenido definitivo con sus disposiciones de orden interno, las cuales surgen del debate libre y plural. El Consejo presentará al Comité de Organización el texto final que detalla los propios reglamentos de organización gestión y administración. Momento en que, una vez examinado y ratificado, se consolida su constitución formal.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS (razón de ser)

El Consejo queda definido como la asociación del colectivo que canaliza su esfuerzo y desempeño en la mejora constante de las circunstancias y condiciones para transformar la realidad que resulta incómoda, inapropiada, intolerable, ofensiva o agresiva, creando un marco más idóneo agradable y eficaz, de acuerdo a los principios humanistas y el estilo de vida que prioriza la armonía convivencial que favorece el mundo saludable creativo pacífico y cooperativo.

Desde las distintas áreas intelectual, filosófica, idealista, económica, democrática, social y espiritual, nosotros los seres humanos que participamos del consejo diseñamos el entorno mediante el concepto de la existencia a plenitud de facultades, impulsando una serie de hábitos que parten de la actitud particular y se refrendan en las conductas que nos reúnen para la interacción de alianzas, según las afinidades y las estrategias que juntos establecemos desde el afecto y el respeto.

Mantenemos una inclinación hacia la naturaleza, la ecología y el medio ambiente, con un marcado respeto por la vida de todos los seres vivos del planeta. Nos interesa la dignidad y libertad de los individuos soberanos que se legitiman desde los dones y los talentos, siendo la voluntad consciente nuestro referente.

Asimismo, nos afirmamos como líderes naturales desempeñándonos en las tareas del acimut comunal y la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora que transgreden las injusticas que se dan actualmente en nuestra época. De manera que nos organizamos a través de una visión y misión que se detalla en los proyectos las campañas y los eventos que protagonizamos desde la convicción y el compromiso.

El Consejo forma parte de un sentir cuya expresión «sociedad mejorada» indica el empoderamiento de los hombres y las mujeres que se concentran en mejorar las relaciones e interacciones que conforman la realidad para alcanzar la versión superior que mantiene la consciencia de unidad y la empatía que genera concordia y fraternidad. Desde el apoyo mutuo y la ayuda recíproca, mantenemos la constante del bien común y la cadena de favores que posibilita la alegría que se comparte. La evolución altruista requiere de solidaridad, pero sobre todo, de la dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica que se convierte en permanente innovación social.

El Consejo está compuesto por los individuos, hombres y mujeres, interesados en mejorar su situación y condición en el ámbito laboral y social, con énfasis en los sectores populares golpeados por el capitalismo y la jurisprudencia o la dictadura digital, así como en todas las áreas en las que se atente directamente contra la integridad física o espiritual de cualquiera de sus miembros asociados.

Por consiguiente, como agentes transformadores motores de cambio, nos constituimos en artistas del devenir que protagonizamos, expresando las inquietudes e iniciativas y las acciones directas enfocadas a nuestra causa. Por ello avanzamos juntos en la integración de un mayor número de individuos vinculados a este sentir y proceder para consolidar los propósitos que establecemos en nuestras reuniones y asambleas.

En todos los espacios de la sociedad civil, intercedemos como mediadores y tutelamos los conflictos de toda índole, aceptando desafíos y cumpliendo con el compromiso y la palabra dada. Así construimos lugares para el regocijo y la socialización amistosa y amable que fomenta un clima exento de codicia y materialidad, vanidad hipocresía o mentira, y, sobre todo, carente de cualquier muestra de violencia o abuso de poder.

Planificamos y desarrollamos hojas de ruta que se registran en la bitácora de nuestras oficinas y archivo, para acumular información y datos de valor que sirven para nuestros fines. Anticipándonos a los eventos futuros mediante el bosquejo de la «sociedad mejorada» que corrige las fallas del sistema que rige las cosas del mundo en la Tierra.

Para ello, superamos los obstáculos, viendo a cada problema como un desafío que estimula nuestro potencial. Aceptamos la aventura y las lecciones que la vida nos ofrece, corrigiendo las expectativas y el futuro condicionado por un globalismo totalitario, en función de un plan de acción coherente y argumentado que clarifica cada acto y gesto. Entendemos que toda crisis es una oportunidad para que los lideres naturales tomemos las riendas de nuestra propia existencia.

Descartamos una rebelión que no sea constructiva. Suprimimos todo impulso de revolución que pueda llevarnos al vandalismo y la agresión violenta. Aceptamos la innovación social, desde la conquista creativa de los planes en nuestra comunidad, ya sea dentro o fuera de las instituciones. Estamos vinculados a la superación constante y su trasfondo más sensato y acorde a la realidad, respetando la única ley que comprendemos es de obligado cumplimiento: nunca jamás, bajo ningún concepto o circunstancia, herir o lastimar, dañar o perjudicar a otro ser humano.

Emergemos de nuestra esencia genuina para desplegar habilidades y destrezas y extender nuestra vibración en los lugares comunes en los que ciudadanos y seres vivos se unen y reúnen para comunicarse e interactuar, ya sea desde la literatura, el teatro y el cine, la música y el baile y la danza, el dibujo la pintura y la escultura, incluyendo todas aquellas expresiones artísticas que engrandecen el diálogo desde lo cultural, sin censura o restricción de ninguna clase, enfocados en la excelencia humana que se expande.

Sugerimos y proponemos soluciones y regulaciones que establecen normativas sin daños colaterales, de manera que las presentamos y ofrecemos a las distintas agrupaciones democráticas y políticas, para que sean ofrecidas y aprobadas en las instituciones de gobierno, como medidas a tener en cuenta, asuntos a debatirse y temas concretos que deberán ser examinados y cotejados para favorecer los intereses de la población. Sin embargo, cuando nuestra voz particular quede anegada o silenciada o sepultada en los canales mediáticos y oficiales, nos consideraremos legitimados para la acción directa.

Nuestro ámbito es y será toda aquel espacio y lugar en la que más de un individuo esté en contacto con otro, es decir, en todos los que abarcan la sociedad civil. Sólo así podremos convertir nuestro sentir en una realidad de paz y amor, verdad y ética, excelencia y bondad.

Somos capaces de presentar peticiones y propuestas y proyectos y planes de interés general y mejora social para un proyecto de país «mejorado». Disponemos de la propia autenticidad y del ingenio, y, desde la autonomía que nos caracteriza, la responsabilidad y el compromiso más honesto y valiente, alzamos la voz para hacernos oír, pero también alzamos el puño cerrado en alto y lanzamos el alma al vuelo, desplegando los dones naturales y los talentos particulares que nos caracterizan a cada uno de los participantes en el Consejo.

Somos un instrumento que quiere ser consultado porque suena afinado, deleitando con melodías veraces y deslumbrantes ritmos, la verdad de los hechos y los acontecimientos que atañen directamente a nuestro colectivo. Configuramos una herramienta útil y vital para salvaguardar los justos y legítimos derechos de los seres humanos. Por lo que se dota a la sociedad que construimos entre todos de las opciones audaces e intrépidas que simbolizan la necesidad de corregir algunos graves errores que se dan en la actualidad.

En atención a nuestra naturaleza y la finalidad descrita, queda formalizada el acta de constitución, y, a partir del presente instante, entran en funcionamiento interno del ACIMUT las medidas que tendrán su reflejo en la sociedad.

METODOLOGÍA (manera de actuar)

En el Consejo y durante cada encuentro se da el ambiente agradable y suficientemente cómodo para la participación colectiva, con un escrupuloso respeto entre los presentes, además del conveniente abandono de los prejuicios, para que las discrepancias sean tratadas con amabilidad, sin mancillar a las diferentes convicciones particulares, y, sobre todo, con el máximo respeto a las reglas de funcionamiento que aseguran la democracia interna participativa que alcanza la mejor decisión y solución.

Antes de entrar en sesión, de entre los voluntarios, se nombra al interventor y el secretario que dejará constancia escrita. Las reuniones sirven para unificar criterios y alcanzar juntos una mayor perspectiva del asunto o tema, pudiendo entre todos advertir la complejidad y amplitud del desafío. La comunicación eficaz hace más sencilla la elaboración colectiva del Informe, y, la aportación individual de sugerencias y propuestas, queda en manos del interventor que modera y supervisa el desarrollo del proceso que registra el secretario. Sin embargo, ambos quedan al margen del contenido. Nunca interfieren en el tema o asunto que se debate, por lo que jamás se incluyen sus pareceres en el dictamen o resolución.

Se establecerá en la información que se adjunta a la Oficina administrativa del ACIMUT, el acta que recoge el acuerdo final, señalando los mecanismos de evaluación del cumplimiento de las metas y la supervisión de los resultados, detallándose también el talento humano y los medios materiales necesarios. Se nombrará a una comisión de seguimiento y control para confirmar la consecución de los objetivos acordados, una vez han sido designados los responsables de cada área.

La estrecha cooperación entre los asistentes y los cargos públicos de la organización que constituye la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora, con posiciones de gobierno, ya sea en el ayuntamiento o cabildo, ya sea en el congreso o parlamento o senado, contribuye a que la información privilegiada llegue a la población afectada y, por ende, protagonista del cumplimento de las normativas. Los representantes situados dentro del organigrama del sistema deben rendir cuentas y responder a las preguntas de los presentes, garantizándose el principio de transparencia y pluralidad en la acción de una democracia realmente participativa.

Las comunidades naranja se articulan en la elaboración comunitaria y colectiva que desemboca en los planes concretos de «acción directa». Como fuentes en las que beber, existe la opción del Laboratorio de ideas y la Oficina administrativa que archiva la información relevante de fácil consulta, para dotar de las herramientas suficientes para diseñar estrategias acertadas y efectivas, reflejándose la innovación social y la caracterizad por la política vanguardista del ACIMUT.

Los expedientes del Consejo estarán abiertos y podrán ser revisados y evaluados por cualquier miembro del Comité de organización y, más concretamente, por el Coordinador de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora. Con esta dinámica garantizamos el ejercicio de la crítica y autocrítica, la evaluación permanente y la rendición de cuentas de los responsables de la gestión pública, en relación a la población del territorio, sus necesidades inquietudes e intereses. La autocrítica sirve para la mejora constante, reciclando y actualizando asuntos y temas que merecen una revisión. A todos los efectos la ética y la virtud son características permanentes en el desempeño de las actividades.

La elaboración «comunitaria» significa poner en común la unidad, como proceso de participación activa que proviene del análisis de los problemas concretos y de la reflexión individual y colectiva para resolver de inmediato cualquier prioridad en la realidad local. Equivale a la constante proposición de las alternativas que nos movilizan para asegurar la innovación social que asegura la armonía convivencial y garantiza el mundo saludable creativo pacífico y cooperativo. Nuestro principio básico es el establecimiento de los principios humanista y la misión consiste en elaborar proyectos planes campañas y eventos que los consolidan de manera efectiva y sin violencia, con esfuerzo, pero sin forzar a nadie. Actuamos desde la sensibilidad y la sublime compasión.

La Agenda Ciudadana Municipal Transformadora (ACIMUT) mantiene como premisa la política vanguardista, por consiguiente, establece un desempeño diferente en la forma tradicional de hacer política. Los Estatutos y sus fines señalan la «divergencia» sujeta a dinámicas participativas y, en consecuencia, superamos la disociación existente entre quienes son cargos electos que «hacen la política» y el pueblo que son quienes «la reciben». Se trata de evitar un tremendo abismo. Conseguimos tender el puente que convierte a unos y a otros en el mismo grupo de seres humanos comprometidos con la paz y el amor, tanto como la verdad y la ética, para la excelencia, partiendo de la serenidad interior y la bondad.

Esta -elaboración conjunta- que deviene el reflejo de lo comunitario, común y colectivo, convierte en artistas protagonistas a quienes intervienen y se implican en el ámbito social, facilitando el encuentro que favorece la superación de ambigüedades e hipocresías, tanto como las contradicciones que introduce el sistema que rige las cosas de mundo para dividir y enfrentar a la población.

Esta elaboración de procedimientos y pautas de conducta que fomentan la tranquilidad, la voz interior que se comparte, tanto como el libre albedrío que deriva en apoyo mutuo y ayuda recíproca, logra el bienestar general. Entonces, el bien común se hace patente, latente, emerge y se canaliza a través de los diferentes niveles de comunicación, siendo así que las Escuelas Alternativas Solidarias facilitan enseñanzas directas que sirven a los alumnos y maestros para el descubrimiento de los dones y talentos, y, asimismo que se conecta el ciudadano con su intimidad, surge clarificado el propósito vital y se posibilita el proyecto existencial que dota de sentido y significado a la vida. De manera que niños adultos y ancianos se alejan de la instrucción para la obediencia y el adoctrinamiento de corte oficial.

Las Asambleas Ciudadanas Libertarias, y, con mayor prestancia y solvencia, los Juicios Populares Soberanos, establecen mecanismos para fluir en sociedad de manera que se garantiza la dignidad y el libre albedrio, la esencia genuina y la proyección del alma en la comunidad. La voluntad consciente de los habitantes del territorio conforman células de activistas que se desarrollan como motores de cambio para la mejora. Más allá del castigar y el sancionar y humillar, son espacios ágiles y flexibles donde crece la felicitación y donde ser promueven las buenas acciones, dando promoción a las noticias favorables que ensalzan los principios humanistas. Así es como se da la sinergia para la simbiosis de las almas.

Es imprescindible la presencia de la comunidad naranja dentro del sistema de gobierno de España, para defender a los habitantes del territorio y proteger a las generaciones futuras del avance del globalismo totalitario y la dictadura digital. El acimut comunal es la población, y, juntos, canalizamos las demandas y dinamizamos las inquietudes conforme al sentir popular que se refleja en el movimiento de innovación social que es alternativa al sistema actual.

Como herramienta útil, la combinación perfecta entre CONSEJO & ACIMUT contribuye a la articulación del conjunto de la comunidad, mediante la actuación de -acción directa- de sus miembros que son quienes con sus decisiones y conductas le dan forma y dimensión a la sociedad que se mejora a sí misma desde la base, sin jerarquías arbitrarias que imponen su presión desde la impunidad: restringiendo limitando y censurando a través de la Inteligencia Artificial. Nosotros disponemos de la intuición y percepción que jamás tendrán las máquinas. Nunca dispondrán de compasión o sensibilidad los dispositivos electrónicos. Por consiguiente, como individuos conscientes de su soberanía que legitima nuestra vibración energética mediante proyectos y campañas, los hombres y las mujeres nos convertimos en ese ciudadano aparentemente ordinario que sin embargo, es un ser capaz de protagonizar eventos extraordinarios. Aquí se produce el auténtico empoderamiento que trasciende.

Las redes de -activistas voluntarios- son los vehículos para hacer realidad los principios humanistas en una sociedad que demuestra estar enferma. La elaboración de planes y acciones de parte de estas células operativas, en definitiva, aporta a la organización del acimut comunal la independencia y autonomía para quedar al margen del gobierno central. De manera que los tentáculos del decreto oficial se diluyen en el territorio de los habitantes de las comunidades naranja, y, esta práctica simboliza mucho más que desobediencia civil. Porque desde la no-violencia, nos erigimos en los arquitectos del propio existir.

La consecución del consenso, es muy fácil, rápida, y sencilla, cuando se comprenden los principios humanistas y los dones naturales, que son: la vida la consciencia y el libre albedrío, tanto como el amor la bondad y la energía. A partir de esta comprensión es que se desencadenan los procesos internos que revelan la mejor versión de cada ser humano. La posibilidad de desplegar en sociedad los tesoros internos es a lo que se enfoca el acimut comunal. No hay misterio. La verdad la justicia y la belleza, están en cada uno de nosotros.

El secreto desvelado es que la soberanía individual es sagrada, dado que somos un átomo de divinidad cósmica, sin excepción, todos y cada uno de nosotros. Sin embargo, somos seres sociables, hombres y mujeres que nos relacionamos con otros hombres y mujeres y, compartimos espacios comunes, por lo que dichos lugares deben ser organizados para salvaguardar la armonía convivencial y el clima de tranquilidad y serenidad que garantiza el ambiente saludable y pacífico. Por consiguiente, la gran mayoría debe sentirse reflejada e identificada, pero cada uno en particular, debe realizar ciertas concesiones por el bien común, siempre y cuando no traicione su esencia ni ponga en peligro su integridad física o espiritual. De manera que, sabiendo que nunca, en todas las ocasiones, será posible alcanzar el consenso total, cuando el proceso participativo de intercambio de opiniones llegue a una zona de bucle reiterativo, las posturas se acercan y consensuan al máximo para establecer la frase concisa y sintetizada que aclara la decisión unánime que vincula a todos los votantes de la misma. Ahí podría nacer el azar y dejarlo en función de la moneda y su cara o cruz. Sin embargo, es mejor acudirá a la votación. La expresión que determinará la posición final del grupo, sin que el asunto vuelva a debatirse por un tiempo prudencial que se estipula en el acto, antes de votar. Por el momento es la manera más sensata de proceder, siempre que lo que se vota surja espontáneamente de la inquietud general.

La democracia participativa como muestra de «pureza» y transparencia queda reflejada en los procesos internos de organización para la mejor toma de decisión que genera otra situación, dando continuidad y movimiento ¡avanzando! La asunción del veredicto y dictamen que da paso a una nueva posición que deja la página en blanco y sirve para poner el cuentakilómetros a cero ¡se acepta! Cada uno hace suya la premisa. De manera que se asume las decisión, igual que su promoción y divulgación. Tanto por quienes quedan en minoría, con respeto a la resolución final adoptada, como por quienes quedan en mayoría, formalizándose su elección, ambos colectivos se comprometen en la necesidad de archivar el asunto o tema tratado.

                                                

LOGÍSTICA PARA EL DESEMPEÑO (estrategia)

Se constituye la organización juvenil denominada Consejo de jóvenes (14 a 28 años), para facilitar la integración de la juventud en la vida interna del acimut comunal, así como su participación dinámica en las actividades del territorio y la comunidad.

Se compone de un portavoz titular que asume la Presidencia, lo secundan un responsable para las áreas de empoderamiento, emprendedores, activismo, voluntariado, primer empleo, y, aquellos aspectos que se vayan creando para cubrir la necesidad. Habrá un director de área: social, tecnológica, jurídica, económica, comunicación y relaciones públicas. Además de un secretario que recopila las actas que reflejan las decisiones y los acuerdos.

El Consejo de jóvenes elaborará sus propios reglamentos de funcionamiento, así como la elección de sus órganos de gestión y cargos operativos, ajustándose a la naturaleza de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora (ACIMUT), cuyos fines específicos son: la ética y la virtud del ser humano, ocupando posiciones sociales de responsabilidad donde prima la excelencia humana que se refleja favorablemente en la armonía convivencial de los habitantes del municipio. Por consiguiente, las regulaciones de sus eventos, proyectos y campañas, deben estar basados en los principios de la consciencia de unidad, empatía solidaridad y fraternidad, cooperación sinergia y simbiosis, ayuda reciproca, apoyo mutuo y bienestar general. La prioridad será facilitar el empoderamiento para alcanzar el mundo saludable y pacífico, mediante las acciones que evidencien innovación social y la creatividad que mejora el destino de los jóvenes de entre 14 y 28 años, con énfasis en el afecto y el respeto que fomenta la hermandad, reforzando la dignidad y el libre albedrío de cada uno, alienados a los preceptos sugeridos por los mayores (sabios) como signo de experiencia vital de gran utilidad.

El Consejo de jóvenes deberá presentar al Comité de Organización el documento definitivo que detalla los propios reglamentos de organización gestión y administración. Se provee del documento de introducción que funciona como prólogo, y que incluye la Exposición de motivos y razón de ser, la Metodología y la manera de actuar, además de la Logística para el desempeño que simboliza la estrategia que se vincula a los presentes Estatutos. Este contenido está disponible en el sitio web, y también en la Oficina administrativa. El texto será complementado y, una vez terminada la versión definitiva, se formalizará su aprobación. Carecerá de vigencia alguna, hasta que el Comité de Organización o por delegación, el Coordinador, expresamente, respalde y autorice la vigencia de su uso y puesta en práctica. Una vez refrendado el contenido, podrán activarse los mecanismos para su desempeño total o parcial, sin embargo, estarán sujetos a posible revisión y actualización, en caso de considerarse conveniente desde el Comité de Organización.

El Consejo de jóvenes presentará un informe durante el Congreso extraordinario y, podrá ser cuestionado o felicitado durante las sesiones de Asamblea general.

Podrán ingresar los niños y adolescentes menores de edad, sin embargo, nunca podrán ejercer derecho al voto y jamás serán considerados como potenciales afiliados (a menos que tengan 18 años). Únicamente podrán convertirse en miembros afiliados, una vez cumplan la mayoría de edad y procedan, conforme a lo establecido en los Estatutos de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora (ACIMUT), adquiriendo entonces los derechos y deberes, formal y legalmente.

La estructura del Consejo de jóvenes establecerá delegaciones en los municipios, bajo la dependencia de su mayor órgano gestor, sin embargo, siempre con la vigilancia directa del Comité de Organización, quien tutela cualquier conflicto o desavenencia, reconduciendo las situaciones «difíciles» y aquellos acontecimientos que pudieran entorpecer la estrategia de la Agenda Ciudadana Municipal Transformadora (ACIMUT), siendo por mandato expreso y delegación, su presencia, desde el Coordinador, quien dispone de la potestad para tomar decisiones y la facultad de dar salida a las distintas acciones a desarrollarse en el calendario.

La organización y funcionamiento de las delegaciones se ajustará a las directrices del Consejo de jóvenes. Cada una de ellas, estará constantemente sujeta al voto para elegir su propia bitácora según las distintas hojas de ruta, sin embargo, habrá posibilidad de cancelación o eliminación o congelación de un concreto evento o proyecto o campaña, en aquellos casos que sean de consideración urgente y expresa de parte del Comité de Organización o por acuerdo y mandato del Congreso extraordinario.

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.