(+34) 692 681 063 -próximamente-
Oficinas:Madrid-Barcelona-Valencia-Sevilla-Gipuzkoa-Tenerife
contacto@acimutcomunal.info

Apunte sobre la DEMOCRACIA

2 de agosto de 20220

Democracia no es reunirse y votar para que uno de los presentes decida por el resto del grupo. Democracia es cuando los ciudadanos nos reunimos y decidimos juntos (mejor por unanimidad) sobre los asuntos relevantes. Establecemos un representante que ejecuta los acuerdos. Pero si hay quien legisla y quien gestiona los recursos del pueblo, eso es parlamentarismo o mejor dicho: engaño. Porque se actúa de espaldas al pueblo, favoreciendo los intereses de los grupos de poder que dictan lo que se legisla.

En la Constitución Española, explícitamente se prohíbe el MANDATO IMPERATIVO, que significa que cuando un político dice algo concreto durante la campaña y una vez ha tomado el cargo, resulta que hace lo contrario, el ciudadano puede pedirle explicaciones y exigirle rectificación. En el acimut comunal entendemos que esta prohibición es un acto de agresión a la dignidad del pueblo.

Desde que falleció Francisco Franco, tú votas a un político que representa al partido de tu elección. Pero no le puedes pedir los motivos por los que rompe sus promesas. En España es legal romper la palabra dada, entonces.. ¿por qué se molestan en hacer un programa electoral?… Sirve para el circo mediático que entretiene.

Se ha visto en numerosas ocasiones que luego, una vez ya en el cargo, como no existen las listas abiertas, el nuevo presidente hará su equipo de gobierno con sus amigos y los amigos de los financieros con quienes se tienen los compromisos y las obligaciones, dado que hay que devolver los favores recibidos durante la campaña.

Por eso en España los ciudadanos mantienen con sus impuestos a la Iglesia y los Sindicatos. Quizás son ateos o agnósticos, tal vez algunos sean musulmanes y muchos desconfían de los sindicatos, pero deberán pagar los impuestos que los sostienen o pagar multas, incluso cárcel. Las comunidades naranja nos enfocamos en la «sociedad mejorada» desde la base de los principios humanistas.

¿Qué ciudadanos se consideran DEMÓCRATAS en 2022?…

Un buen amigo hizo una afirmación durante una conversación que me dejó atónito. Señaló: «Ser demócrata y querer a tu prójimo, es incompatible». Este era su punto de vista, y, juro que me sorprendió. No por su idea, dado que soy muy respetuoso. Mi percepción y cariño, nunca afectan las relaciones, por muy estrafalarios que sean los razonamientos de mis amigos. Me encantan las opiniones sobre cualquier tema, sobre todo, las que desafían mi curiosidad y me hacen reflexionar. Soy de mente abierta. Me encanta la pluralidad, tanto como el debate constructivo.

Confieso que percibí una desconfianza hacia la democracia y el sistema que organiza la vida del mundo. Está claro que en nuestra época, está en peligro el mecanismo que defiende la soberanía del pueblo, dado que unos organismos situados por encima de los países, están dictaminando las políticas de lods países del mundo. Es decir que gente que no ha sido elegida por la población mundial, están diciendo como deben hacerse las cosas. Por consiguiente, ese derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes.. ¡es una farsa total y absoluta!

Es justamente por este hecho concreto y, por los eventos acontecidos en el planeta desde marzo 2020, que estamos respondiendo con una alternativa a la situación actual. Una herramienta que sirve como solución al globalismo totalitario. Pero al comunicársela con gran satisfacción, en vez de alegrarse y aplaudirla, añadió: «Primero tienes que desmontar la democracia». Lo que me dejó descolocado.

Le respondí con una espontánea exclamación: ¡Qué interesante! Entonces añadí: «Pero las etiquetas vician el lenguaje y entorpecen la comunicación. Te juro que no sabría decirte si soy o no soy demócrata. Lo que sí soy es un ser humano en la Tierra que necesita un sistema que funcione para la plenitud y la armonía convivencial, de ahí el acimut comunal.

Es cierto que las etiquetas y las corrientes de pensamiento que la ingeniería social elaborara cuidadosamente, afectan dramáticamente a la vida cotidiana. Porque tergiversan los conceptos y los significados, hasta el punto de confundir y desorientar a una gran masa silenciosa que no encuentra como expresar su voz interior.

El acimut comunal es un proyecto en el que 1/4 parte incluye a la democracia y la política… ¿Soy demócrata?

Si estamos ofreciendo un esquema novedoso, nunca antes utilizado hasta la fecha, ¿puede existir un nombre para denominarlo?

Si alguien pregunta si creo o no creo en Dios, la respuesta, viene condicionada. Porque debo referirme a -su idea- de Dios. En mi caso concibo a «dios» como la energía que está presente en todas las cosas, por lo tanto, la respuesta a «su» Dios.. sería un rotundo ¡no! Puesto que es una visión parcial y engañosa que dibuja un señor barbudo sentado en el trono del cielo, cuyos intermediarios aprovechan ese poder de interpretar a Dios y sus mandamientos, en beneficio propio y con exclusividad. Lo cuál me parece feo de verdad.

Entrar en el uso de la palabra «demócrata» es quedarse atrapado en el diálogo del pasado, en las ideas manipuladas, para encauzar los discursos de narrativa oficial.

¿Hay que desmontar la democracia?…

Pero el sistema democrático es lo que tenemos.. aquí y ahora mismo. El acimut comunal es la transición al nuevo modelo social que respeta la integridad física y espiritual de los seres humanos. Para que la propia filosofía particular y sus convicciones y principios puedan reflejarse en la sociedad. Entonces, me dices que no voy a poder defender la herramienta que sana y salva, porque nadie entenderá que sea desde adentro del Sistema… ¿Cómo se corrigen las fallas y los errores desde afuera? ¡No se puede!

Para empezar el proceso de transición a una sociedad que se mejora desde la base con plena participación del pueblo ¡sin violencia! Debe conseguirse una acción directa creativa y suave, innovadora y firme a la vez, constantemente ágil y flexible. El acimut comunal incluye «democracia pura» y amor al prójimo, desde la autoridad que se humanizada y la «política vanguardista» que se desmarca de la política corrupta tradicional, dado que se suprime el aparato del partido como cadena de transmisión que aúpa a un líder que impone la disciplina de voto.

¿Cómo debe definirse al ciudadano comprometido con su destino?… ¿Qué palabra define a los hombres y las mujeres que se responsabilizan de sus propias vidas y decisiones?

Será que por falta de una palabra acertada, permanezca como proyecto maldito y desconocido.. ¡pues qué lástima! Qué horror. Quizás por ello suelo referirme al activismo espiritual y la posibilidad de acceder a la quinta dimensión, y.. seguramente, asó lo complico todavía más.

Las personas que rechazan el sistema democrático y no acuden a las urnas para votar, en realidad, logran que las cosas sigan empeorando. La salida del laberinto es una representación de «nuevos demócratas espirituales» que gestionen las necesidades de la población, y, esto es justamente el acimut comunal: 1/4 democracia y política vanguardista, para humanizar la autoridad + 3/4 de eco-aldea .. escuelas alternativas, asambleas libertarias, juicio popular, democracia directa, moneda territorial, etc.

Estamos de acuerdo en un hecho fundamental: la democracia corrupta debe corregirse ¡de inmediato! La democracia falsa y engañosa se desmonta paulatinamente, progresivamente. No puede hacerse de golpe, destruyendo. Esto sería un -reset- similar al que propone el globalismo totalitario. De verdad que la herramienta que propongo es ¡genial!

Apreciado lector, juzga por ti mismo. Descarga PDF (aquí). Sabrás todo acerca de la dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica para el mundo saludable y pacífico. Entenderás la función de los principios humanistas. Comprenderás cómo se obtiene la soberanía individual que garantiza la dignidad y la libertad.

Mi amigo compartió lo siguiente: «La gente se confunde. La democracia no sirve. El ser humano es jerárquico, tiene la necesidad de reconocer la capacidad del otro de manera espontánea, para fiarse, entenderlo. Siempre nos hemos organizado con un jefe de la tribu. Pero ese líder nunca debe establecerse por la fuerza, si no por ser el más sabio. Entonces, los demás se dan cuenta de su gran humanidad, y lo reconocen de manera natural. Todo pasa por el fluir.. de otro modo, no funciona». Escuchaba sus palabras con mucha atención.

Continuó diciendo: «El sistema comunal requiere de muchísima empatía, muchísimo respeto y muchísimo amor, de lo contrario, tampoco funciona. Es ahí donde los occidentales patinamos casi todos. A menos que aprendamos a unirnos y reconocer al líder natural. Encontrando al más sabio de la zona para seguirlo, aceptando sus indicaciones. Porque es al estar en conexión que se fluye con la vida. Es cuando lo que señala él o ella, contiene ese sentido común. Se deposita la confianza en esta clase de individuos, porque demuestran acertar y ser idóneos para la comunidad».

Con esta exposición, sintetizó el espíritu del acimut comunal. Por consiguiente, mi amigo está certificando que vamos en la dirección adecuada. Sin embargo, el ritmo apropiado, tiene que ser la representación publica del acimut comunal en la estructura de organización. No se puede levantar un edificio.. sin que lo construyamos entre todos. La creación de la sociedad mejorada es una actividad común, de sentido común, para el bienestar común. El acimut comunal parte de la consciencia de unidad y el amor incondicional. Habla de virtud y empoderamiento ciudadano. De ética y transparencia en la administración local. Un modelo de organización gestionado por los mismos habitantes del territorio. Gestionado para el apoyo mutuo y la ayuda recíproca. ¡Sinergia! Simbiosis de almas enamoradas de la vida que existimos a plenitud de facultades.

Enfatizó otra vez: «Por eso hay que desmontar la idea de hoy sobre el demócrata, porque considero que si eres demócrata eres ¡fascista! La gente tiene una idea metida en la cabeza sobre la democracia, y es que la mayoría puede imponerse sobre la minoría». En este punto, de inmediato pensé: pero en la actualidad y desde hace varias décadas, un pequeño grupo que domina la información privilegiada y las corporaciones industriales y organismos internacionales y entidades financieras están gobernando el mundo.. ¡unos pocos sobre toda la ciudadana planetaria! Aunque no dije nada. Dejé que finalizara su exposición.

La gente acepta esta realidad. Aceptan que la mayoría se imponga por encima de la minoría, y, lo que es peor, se acepta el poder utilizar la violencia para imponerse, por el hecho de ser mayoría. Para que la minoría se resigne y claudique. A mí me parece que esto no es de recibo. Tiene que haber unanimidad en la toma de decisiones. No vale con que la mayoría lo diga. A no ser que toda la mayoría reconozca a un líder natural y lo sigan aceptando su decisiones. O que exista un concejo de ancianos sabios. Por eso te digo.. entiendo que si no haces una labor de desmontar los conceptos e ideas que la gente tienen metida en la cabeza, el edificio no se levanta». Por supuesto, serán imprescindibles ciertas dosis de pedagogía. Realizar determinadas aclaraciones para que la gente compruebe bien las diferencias entre lo viejo y la vanguardia de la innovación social.

Con el acimut comunal plantamos la semilla de los principios humanistas en la gestión pública. Abonamos el territorio que alimentamos y regamos con la vibración del alma humana. Para que la cosecha sean las bases que soportan perfectamente al edificio que juntos construimos: la sociedad mejorada.

También realicé este viaje. Tiempo atrás, me alejé del Sistema. Por años he menospreciado a la democracia y a los políticos, sin embargo, ¿cuál es la otra opción? Rechazar algo, sin proporcionar una alternativa, es del todo absurdo. Más absurda es la realidad: es imposible exiliarte del Sistema. No puedes escapar a ninguna isla.Te atrapa la tecnología. Por consiguiente, la única manera de resolver, es reciclando. Corrigiendo las fallas del mecanismo de gobierno actual. De ahí el acimut comunal» – ALDO (fundador).

MÁS SOBRE DEMOCRACIA DE AYER Y DE HOY

SABER ACERCA DE LA FALLA DE LA DEMOCRACIA 

ESPÍRITU DE LA POLÍTICA Y EJERCICIO DEL VOTO

by Aldo

Fundador del acimut comunal. Coordinador de la agenda ciudadana municipal transformadora. Interlocutor para la divulgación de los principios humanistas y la ley natural. Armonía con la innovación social que garantiza la dignidad y libertad de los ciudadanos, así como la ética y la virtud suscrita en la gestión pública desde la administración local del territorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hagamos de nuestra comunidad un lugar mejorcontacto@acimutcomunal.info

Municipales 2023 - España
Envía carta de motivación
De entre los habitantes
Memoria para elecciones

Tu opinión importa, todos somos de valor.